Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres
Las Américas   

Revista EIRD Informa - América Latina y el Caribe
Número:13 -2006 -12/2006 - 11-/2005 - 10/2005 - 9/2004 - 8/2003 - 7/2003 - 6/2002 - 5/2002 - 4/2001- 3/2001 - 2/2000 - 1/2000

 

Contribuciones

Anterior
Contenido
Siguiente

Testimonio de Colombia en San Cayetano, renace la esperanza
Por Andrea Arce Valencia, Oficina de Prensa de Gobernación

Capacitación y consenso para un plan de acción con el fin de reducir el riesgo es fundamental. Petén, Guatemala, Red Comunitaria de América Central para la Gestión del Riesgo.

El miedo, la angustia, pero especialmente la tristeza se vieron reflejadas en el rostro de quienes participaban de la reunión, aquellos que por años convivieron con la montaña, el frío y las lluvias, sin imaginar jamás que la misma naturaleza les jugaría una mala pasada. Era el 13 de mayo/99, pese a que la población veía en forma paulatina cómo la tierra se “tragaba” sus viviendas, aún mantenían viva la esperanza que esto en cualquier momento se detendría, observaban con curiosidad toda esa gente extraña que desde días atrás venía al pueblo, tomaban fotos, medidas y colocaban unas cintas amarillas que decían peligro. La incertidumbre se volvió parte del ambiente y las especulaciones hicieron su aparición. De improvisto un helicóptero comenzó a rondar por encima del casco urbano, algunos pensaron que eran más fotografías para nuevos estudios, pero la sorpresa fue mayúscula cuando vieron llegar al Gobernador Andrés González Díaz, quien se desplazó de forma inmediata al municipio, para verificar personalmente lo que allí ocurría. Una vez visitada la localidad y tras recibir informe de los organismos de socorro y atención de desastres que allí se encontraban, tomó una trascendental decisión que definitivamente cambiaría la historia de San Cayetano, era imperioso evacuar el casco urbano.

Un silencio sepulcral se apoderó del recinto, era normal, total, San Cayetano, que se encuentra en Cundinamarca a tres horas, por carretera, de Bogotá, Colombia, era el único sitio que muchos de sus habitantes conocían y en los que tenían sembradas sus raíces. De inmediato comenzaron a escucharse comentarios, pros y contras acerca de la decisión se hicieron escuchar, pero se dio por sentada la urgencia de evitar una catástrofe. Y es precisamente ese 13 de mayo cuando los habitantes de San Cayetano comienzan a despedirse de su pueblo, de su historia y de las calles que les permitió construir su vida.


Mejor prevenir

“Queremos evitar otro Armero”, así lo argumentó el Gobernador Andrés González desde el momento que decidió ordenar la evacuación de San Cayetano, pues los estudios técnicos que se pudieron adelantar determinaron cómo además de la reactivación de la falla geológica que por allí pasa, la masa lodosa que por 50 años había acompañado la localidad se desplazaba velozmente lo que aceleró el agrietamiento de las vías y estructuras físicas del casco urbano.

Así, desde el mismo día, las familias que habitaban la localidad comenzaron a recoger sus cosas, muchas personas decidieron trasladarse a viviendas de familiares ubicadas en municipios contiguos, mientras que los que no tenían a donde ir, comenzaron a conformar el primer campamento que los albergó, numerosas carpas fueron ubicadas a la entrada del municipio en la parte alta al lado del cementerio y en el improvisado campamento se fueron acomodando. Carros particulares, volquetas de las asociaciones de municipios, camiones y hasta los semovientes sirvieron para la evacuación, que duró varios días, tiempo durante el cual el hábitat temporal fue tomando forma: ya se contaba con puesto de salud, cuartel de policía y centro de operaciones de la Cruz Roja y de la Defensa Civil.

Los primeros días fueron difíciles, muchos incluso pensaron en volver a sus casas, no faltaron las incomodidades, pero el espíritu cayetense comenzó a surgir; las individualidades no tenían cabida, ahora era imperioso trabajar en equipo para salir adelante y no dejar morir a San Cayetano.
Poco a poco el comercio abrió sus puertas, en las carpas se improvisaron pequeños restaurantes, una panadería esparcía un delicioso y provocativo aroma por el campamento, los niños tenían su espacio en el hogar infantil, al tiempo que comitivas provenientes de otros municipios como el caso de Villagómez, llegaban al sitio con materiales y levantaban nuevos espacios. Entretanto la soledad era la única habitante de San Cayetano, en el día se podía observar el desmonte de varias estructuras como la del coliseo, quienes osaban visitar el municipio veían como en forma cada vez más rápida las grietas se hacían más grandes y profundas, las vías perdían su estabilidad, varias paredes y edificaciones estaban por el piso, era el adiós de San Cayetano.

La unión, hace la fuerza

Funcionarios de las diferentes dependencias de la Gobernación de Cundinamarca se desplazaron a la zona y elaboraron su plan de acción para mantener una constante asesoría y colaboración, ingenieros, arquitectos, trabajadores sociales, médicos y psicólogos, entre otros, hicieron parte del proceso, siempre atentos a extender la mano amiga a quienes la necesitaban. Pero fue definitivamente su empuje cundinamarqués, el arraigo a sus tierras y su valentía, lo que permitió que San Cayetano no desapareciera, sino que se transformara. Poco a poco tomó forma el nuevo campamento, así con madera, plásticos y guadua las casas se levantaron, baños, cocina y comedor comunales, se construyeron, los lavaderos también fueron habilitados y luego el colegio, para que los niños estudiantes tuvieran la oportunidad de continuar su año escolar.

Al conocer la magnitud del evento, la Dirección Nacional de Prevención y Atención de Desastres de la República expidió la declaratoria de desastre municipal lo que abrió nuevas puertas para la búsqueda de recursos entre las entidades públicas del orden nacional, permitiendo una gran inversión de la Gobernación de Cundinamarca a través del Departamento Administrativo de Planeación, en diversos estudios y diseños para la reconstrucción de la nueva San Cayetano.

Al Departamento Administrativo de Planeación, entidad encargada de coordinar y presidir la comisión Técnica de la Oficina de Prevención y Atención de Desastres, le correspondió de primera mano conocer la problemática del municipio y con la ayuda de este comité, integrado por varias entidades nacionales y departamentales, hacer las respectivas evaluaciones que le permitieron al Gobernador tomar la decisión de evacuar el lugar.

Se realizó un censo, el proyecto contó con la última tecnología aplicada consistente en una encuesta a todas las viviendas a nivel georreferencial, sistema de información que permite fácil y rápidamente identificar el tipo de población, sus características, nivel de vida y tipo de vivienda con que cuenta el área; asimismo, permitió conocer diversas problemáticas sociales, tales como es el alto índice de sordera y un número muy significativo de personas con afectaciones mentales. Por otro lado, se contrató un estudio conjunto con Ingeominas para la Caracterización Geotécnica de San Cayetano, que consistió en definir el mejor lugar para el nuevo asentamiento, además de especificar claramente los alcances del problema natural. Existe una acción directa en la elaboración del Plan de Ordenamiento Territorial de San Cayetano y se está realizando la interventoría de su nuevo diseño urbanístico conjuntamente con la Sociedad Colombiana de Arquitectos.

Acciones concretas - desafío multisectorial

Numerosas acciones han venido ejecutando cada una de las dependencias de la Administración Departamental. La Secretaría de Obras Públicas asignó recursos para la recuperación de 8 kilómetros de la vía Cogua-San Cayetano. Por su parte, la Secretaría de Agricultura procedió a la entrega de bonos campesinos de paz que benefició a 150 familias, bonos de seguridad alimentaria a 100 mujeres campesinas cabezas de familia, benefició a 231 familias con la adopción de la práctica del re-re y otras actividades para manejo de broca. En el campo de la asistencia, el apoyo y la capacitación, la entidad estimuló a más de 300 productores cayetenses en formación empresarial, post cosecha , dotación y manejo de bodegas e instalaciones agropecuarias. Asimismo, en el campo de la producción de alimentos de autoconsumo para los damnificados, se han apoyado a más de 350 personas con una inversión mayor de 24 millones de pesos con la entrega de pollos, gallinas, hortalizas y frutales, capacitación en nutrición animal, conservación y aprovechamiento de forrajes, sanidad animal y fomento de la acuicultura.

Por su parte, la Secretaría de Desarrollo Económico realiza en coordinación con la Universidad Nacional de Colombia y la facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, un estudio de factibilidad para la implementación de una microempresa asociativa de acopio, almacenaje, procesamiento y comercialización de leche y sus derivados en el municipio de San Cayetano. Con el proyecto las entidades buscan desarrollar un análisis del entorno socioeconómico y su impacto de mercado, estudios y diseños técnicos básicos de un centro de acopio, de impacto ambiental, identificación y conformación en el plano administrativo y legal, con el fin de buscar una estructura asociativa solidaria o cooperativa y una evaluación financiera. A su vez, el estudio presentará una caracterización de patrones para la zona de influencia del proyecto que tenga relación con el producto en lo referente a calidad, higiene, preservación, sanidad, mejoramiento genético, nutrición y alimentación; con la producción, a nivel técnico, producción proyectada y con la comercialización, transporte, conservación, aprovechamiento, inspección y control de calidad.

En materia educativa, la Secretaría del ramo ha brindado su total respaldo a maestros y estudiantes en la situación que afrontan, es por ello que una de las mejores construcciones con las que actualmente cuenta el hábitat temporal es el colegio. Son 100 alumnos en primaria y 120 en secundaria divididos en jornadas que cuentan con una biblioteca, zonas de recreo, además de construirse el área administrativa con rectoría, secretaría y demás dependencias. Adicional, la Secretaría de Educación decretó una medida fundamental de apoyo a los docentes, se declaró al municipio como zona de difícil acceso mediante decreto en el cual los docentes reciben una bonificación mensual del 8%.

La cultura también se ha abierto su espacio, es así como danza, música y artes plásticas son las tres escuelas de formación implementadas en San Cayetano por el Instituto Departamental de Cultura. En materia musical, se adelanta la instrucción en el conocimiento de instrumentos y partitura con énfasis en banda. En cuanto a las artes plásticas, la labor se desarrolla en pintura, donde inicialmente, con las raíces de los árboles se le enseña a los niños cómo sacar de la tierra los materiales de color. Es así como uno de los primeros trabajos pictóricos será elaborado en carboncillo natural. Alrededor de los niños, están los padres de familia que de una u otra manera están vinculados al programa de Escuelas de Formación.

En poco tiempo el Instituto de Cultura enviará una biblioteca que consta de 45 tomos entre cuentos, literatura, matemática y ciencias, entre otros, para uso de los estudiantes. En materia deportiva, el nuevo San Cayetano tiene ya los recursos necesarios para su nuevo polideportivo. Asimismo y dentro de las principales ayudas ofrecidas por el Instituto ha sido el aporte del recurso humano, quienes se han destacado por actuar activa e incondicionalmente en estas grandes eventualidades.

En el mes de marzo del 2000 y bajo la coordinación de la Secretaría de Desarrollo Social, fue entregada a San Cayetano la primera ludoteca de la red que se implementará durante este año en Cundinamarca, un espacio que permitirá ofrecer mejor atención para los niños con edades entre 3 y 6 años que redundará en un mejor desarrollo físico y mental, además de trabajar en torno a la estimulación temprana a través del juego. Esta Secretaría ha integrado a todos los habitantes del hábitat temporal en los programas que adelantan, es por ello que hoy hacen parte los jóvenes estudiantes del plan de desayunos escolares, los discapacitados han recibido atención integral en asocio con la Beneficencia y la Secretaría de Salud. Asimismo, ha dedicado sus mejores esfuerzos para la reconstrucción del tejido social del municipio buscando que esta comunidad, hoy involucrada en una difícil situación, aprenda a convivir con su temporalidad y a generar procesos sociales, educativos y económicos en su nuevo entorno.

Amanece en San Cayetano

El pasado 30 de enero del 2000 y por votación popular, se escogió el terreno denominado “La Unión”, una de las opciones presentadas por el estudio de Ingeominas, como el sitio en el cual se ubicaría el nuevo San Cayetano; así terminaba un proceso que duró nueve meses. Ahora la tarea es para la administración departamental, la cual gestiona ante diferentes entidades del sector público y privado la adquisición de subsidios para la construcción de las viviendas para cerca de 200 familias que se encuentran en el hábitat temporal y en el caserío de Las Mercedes.

El terreno en el cual tendrá asentamiento el nuevo San Cayetano, se encuentra localizado en la parte alta de la cuenca del Río Villamizar, al nororiente del antiguo casco urbano de San Cayetano, con una altura de 2775 metros sobre el nivel del mar y temperatura promedio de 12.5 grados centígrados, presentando valores menores en lo que a precipitaciones, temperatura e insolación refiere respecto al antiguo municipio. La zona se caracteriza por el dominio en bosques protectores, factor determinante en la protección de la cuenca y mejora en la fertilidad de los suelos, permitiendo también determinar el terreno como zona potencialmente productiva para usos agrícolas y ganaderos.

De este modo, comienza a tomar forma el nuevo San Cayetano, un municipio que obligado por la naturaleza se vio en la necesidad de transformarse, hoy San Cayetano antiguo se despide de su gente y mientras sus ruinas son declaradas bien de interés cultural de carácter departamental, el nuevo San Cayetano comienza a abrir sus ojos a un nuevo amanecer.


Para mayor información contactar a:
Carolina Pungiluppi
cpungiluppi-dg@gobercun.gov.co
Ursula Sola
usola-dg@gobercun.gov.co
Tel (571) 426-1683


Anterior
Contenido
Siguiente
  © ONU/EIRD