Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres
América Latina y el Caribe  

Revista EIRD Informa - América Latina y el Caribe
Número:13 -2006 -12/2006 - 11-/2005 - 10/2005 - 9/2004 - 8/2003 - 7/2003 - 6/2002 - 5/2002 - 4/2001- 3/2001 - 2/2000 - 1/2000

 

EIRD Global

Anterior
Contenido
Siguiente

Munich-Re*
Las megalópolis: ¿pérdidas potenciales cada vez mayores?

Si bien se dio un marcado incremento en el número de catástrofes naturales registra-das alrededor del mundo en 2000, las pérdidas económicas y de seguros fueron relativa-mente bajas. Una de las razones es que menos zonas urbanas y regiones densamente pobladas se vieron afectadas. Las cifras sobre pérdidas en los últimos años muestran claramente que los golpes directos a los pueblos y las ciudades, las conurbaciones y, en particular, las megalópolis siempre generan pérdidas excepcional-mente grandes. Esto se aplica tanto a terremotos como a tormentas e inundaciones. Además de estos desastres principales, hay otros eventos naturales que pueden tener efectos catastróficos, sobre todo las olas de calor que—como en Atenas en 1987, o Chicago en 1995—son a menudo literalmente capaces de paralizar la vida pública. El granizo, la nieve y las heladas también tienen efectos severos, como sucedió en Munich en 1984, en la ciudad de Nueva York en 1996, y en Montreal y Toronto en 1998. El mantener abastecida a la población y brindarle la asistencia necesaria luego de un desastre natural es particularmente difícil en las conurbaciones—esos poblados originalmente separados que han crecido hasta fusionarse en grandes manchas urbanas—donde a menudo el caos se impone inmediatamente después de que ocurren tales eventos y la infraestructura se ve gravemente dañada. Con frecuencia, la evacuación y atención de quienes se han visto afectados no se puede llevar a cabo con la suficiente rapidez.

Cambios en los centros urbanos

El grado de urbanización en el mundo ha venido creciendo constantemente. Las estadísticas demográficas revelan algunas tendencias llamativas:

  • La mitad de la población total del globo vive actualmente en zonas urbanas, y la migración del campo a la ciudad se mantiene ininterrumpida, sobre todo en el Tercer Mundo.
  • El número de ciudades con más de un millón de habitantes se ha más que cuadruplicado en los últimos 50 años. En 1950, había 80; en 2000, ya existían 370 ciudades de este tipo. En el Sur, la cifra casi se ha sextuplicado, de solo 34 en 1950, a 260 ciudades “millonarias” para el año 2000.
  • Las megalópolis—definidas por las Naciones Unidas como aquellas ciudades con más de 10 millones de habitantes—se han multiplicado de manera especialmente prolífica, pasando de solamente una en 1950 a 20 en el año 2000. En 1960, solo cuatro de las 15 ciudades más grandes del mundo estaban en el Sur; para 2015, solo tres estarán ubicadas en el Norte.

En todos los rincones del planeta, enormes conglomeraciones se están desarrollando a un ritmo apabullante, con frecuencia en zonas muy expuestas a los desastres naturales. Lenta pero seguramente, más y más concentraciones gigantescas de personas y capital están surgiendo, maximizando las pérdidas potenciales ocasionadas por un desastre. Las conurbaciones en los países más pobres muestran un nivel particularmente elevado de vulnerabilidad.

Las megalópolis son bombas de tiempo cuyo tictac ya se escucha. Debido a sus complejas y desorientadoras estructuras, la adopción de medidas preventivas, la aplicación de planes de respuesta y socorro, y la distribución de suministros humanitarios se tornan sumamente difíciles.

Incluso si el número de fenómenos naturales adversos se mantiene más o menos constante en el futuro, es inevitable que los desastres crecerán tanto en número como en volumen.

Fuente: Munich-Re Topics 2000, Grupo Munich-RE
Para mayor información:
Dr. Gerhard Berz, ThomasLoster y Angelika Wirtz
Tel. (49089)302-02911 Fax (49089)3891-5696
www.munichre.com



Algunos desastres naturales de consideración en
ciudades grandes y conurbaciones

Año

Evento

Ciudad

Muertes

Pérdidas económicas[1]

Pérdidas aseguradas[2]

1906

Terremoto

San Francisco

3.000

524

180

1923

Terremoto

Tokio

142.807

2.800

590

1955

Inundación

Calcuta

1.700

65

1962

Inundación

Barcelona

1.000

100

1962

Tormenta marina

Hamburgo

347

600

40

1967

Inundación

Sao Paulo y Río de Janeiro

>600

1972

Terremoto

Managua

11.000

800

100

1972

Alud

Hong Kong

80

 

1976

Terremoto

Tangshan

290.000

5.600

1977

Inundación

Karachi

375

1985

Terremoto

México DF

9.500

4.000

275

1986

Granizo

Sydney, Australia

100

70

1987

Oleada de calor

Atenas

>2.000

1989

Terremoto

Newcastle (Sydney)

13

1.200

670

1991

Granizo

Calgary

500

400

1992

Tormenta de invierno

Nueva York

19

3.000

850

1992

Huracán Andrew

Gran Miami

62

26.500

17.000

1994

Terremoto

Los Ángeles, California (Northridge)

61

44.000

15.300

1995

Terremoto

Kobe

6.430

100.000

3.000

1995

Ola de calor

Chicago

670

1996

Tormenta de invierno

Nueva York

85

1.200

600

1996

Granizo

Riyadh

272

1998

Tormenta de hielo

Montreal, Quebec, Toronto

28

1.500

950

1999

Granizo

Sydney

1

1.500

960

1999

Tornado

Ciudad Oklahoma

51

2.000

1.485

1999

Terremoto

Izmit

17.200

12.000

600

2000

Tornado

Fort Worth, Texas

5

650

520




* Miembro de la Fuerza de Tarea Interagencial sobre Reducción de Desastres

[1] En millones de dólares, valores originales.

[2] En millones de dólares, valores originales.


Anterior
Contenido
Siguiente
  © ONU/EIRD