Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres
Las Américas   

Revista EIRD Informa - América Latina y el Caribe
Número:13 -2006 -12/2006 - 11-/2005 - 10/2005 - 9/2004 - 8/2003 - 7/2003 - 6/2002 - 5/2002 - 4/2001- 3/2001 - 2/2000 - 1/2000

 

Editorial

Anterior
Contenido
Siguiente

CONSTRUYENDO UNA CULTURA DE PREVENCION
La nueva Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres

Evaluación del riesgo de inundación a raíz del fenómeno de El Niño en Curitiba y obras de prevención llevadas a cabo a consecuencia de estas evaluaciones. Paraná, Brasil.

Hace poco más de diez años, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró la década de los 90 el Decenio Internacional para la educción de los Desastres Naturales (DIRDN). El mandato del DIRDN fue iniciar una cruzada amplia para promover: la cooperación horizontal, multisectorial e interdisciplinaria entre organizaciones locales, nacionales e internacionales en el tema de la prevención, así como una amplia conciencia pública y política; para reducir la pérdida de vidas, los daños a propiedades y la conmoción social y económica causados por desastres disparados por fenómenos naturales.

La necesidad de actuar fue inminente. El cambio climático; la degradación ambiental; el crecimiento demográfico; el incremento urbano desordenado y acelerado; la falta de educación; el acceso a toma de decisiones y el aumento de la pobreza son algunas de las causas de la tendencia inquebrantable del aumento de pérdidas económicas a raíz de los desastres. Esta situación sigue vigente...

El Decenio (DIRDN) terminó en diciembre/99, después de haber realizado una revisión de logros y desafíos por temas en cada región y mundialmente en el Foro Programático del DIRDN en junio/99. La comunidad global, en estos foros, consideró importante aprovechar la experiencia del Decenio, sobre todo en términos de continuar fomentando enlaces entre las comunidades políticas, científicas y tecnológicas. Como resultado, las Naciones Unidas creó un mecanismo sucesor para continuar la labor del DIRDN. Este nuevo arreglo institucional se engloba en la Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres (EIRD).

Más adelante, en esta Revista, el lector encontrará las conclusiones de la primera reunión de la Unidad Especial de Trabajo Interagencial para la Reducción de Desastres (Inter Agency Task Force), donde se esbozan las prioridades y funciones de la Estrategia Internacional (EIRD) y la Guía para Plataformas Nacionales, resultado de las experiencias del DIRDN.
La EIRD se basa en la construcción de cooperación y sociedades amplias, como única forma para lograr arremeter las causas del riesgo y reducir el impacto de los desastres. El enfoque tiene una visión de mediano y largo plazo. Igual que la construcción de un desarrollo sostenible, la reducción del riesgo para disminuir el impacto de las catástrofes es una actividad integral del desarrollo a largo plazo, donde los beneficios se ven más en el futuro que en el presente. Fomentar una cultura de prevención depende, por lo tanto, de la capacidad de convencer a los que toman decisiones, tanto en los sectores públicos como privados y de adoptar la visión de largo plazo.

A pesar de los esfuerzos y adelantos llevados a cabo en América Latina y el Caribe durante la década pasada -la adopción de mandatos políticos y programas de prevención, modificaciones legales y organizacionales, entre otros- persiste una gran necesidad por aumentar la coordinación y establecer una red para reforzar las políticas sostenibles de reducción de desastres, prácticas y programas. La EIRD está enfocada en perspectivas regionales y continúa con una Unidad para América Latina y el Caribe, con sede en Costa Rica.

Como parte del mandato general dado a la Secretaría Interagencial de la EIRD, los objetivos principales de esta Unidad Regional son:

  • Aumentar el nivel de conciencia sobre el tema a través del desarrollo de estrategias de promoción y campañas anuales temáticas, en coordinación y con organizaciones internacionales, Agencias de Naciones Unidas, regionales, nacionales y locales. Conmemorar el Día Mundial de Reducción de Desastres, el segundo miércoles de octubre.
  • Propiciar un mayor acceso a información y colaboración mutua en la región a través de la publicación de esta revista semestral «EIRD Informa» y circulación de informa-ción por medios electrónicos. Asimismo, promover el debate e intercambio de experiencias entre profesionales, técnicos e instituciones del tema y el apoyo al Centro Regional de Información sobre Desastres (CRID).
  • Promover un incremento en la capacidad nacional y local en el campo de la reducción de desastres, a través del establecimiento del Sistema Regional de Información sobre Desastres por medio de la participación activa del CRID; el apoyo al sector educativo para inclusión del tema (apoyo al EDUPLANhemisférico, ver pág. 22) y redes comunitarias. Incluye promoción y coorganización de seminarios, talleres, producción de guías técnicas, etc.
  • Apoyo a iniciativas políticas para dotar o mejorar el marco legal para el manejo integral del riesgo.

La implementación de la EIRD en la región se basará en las oportunidades de cooperación, redes y contactos que fueron iniciados durante el Decenio. Los principales socios y contrapartes serán las comisiones nacionales que tratan el tema del manejo de desastres, organizaciones como la Organización Panamericana de la Salud (con la cual se comparte oficina y algunos recursos), el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, la Organización Meteorológica Mundial y otras del Sistema de las Naciones Unidas; el Sistema Inter Americano y Organización de Estados Americanos; CEPREDENAC de América Central; CDERA del Caribe, redes existentes, organizaciones de la sociedad civil y otros.

El tema de la campaña mundial para el año en curso es EDUCACIÓN, JUVENTUD Y REDUCCIÓN DE DESASTRES, como indica el título de la revista. Encontrará mayor información sobre los temas de la campaña e iniciativas relacionadas en la región más adelante en la sección «Tema Especial».
Los invitamos a mantenerse en contacto con nosotros para intercambiar experiencias con otros y participar de manera conjunta en la misión hacia un mundo más seguro.

Esta revista, con su primer número, reemplaza el Boletín “DIRDN Informa- América Latina y el Caribe”, y también está disponible en Internet.


Para mayor información, visite:
www.crid.or.cr y
www.unisdr.org


Anterior
Contenido
Siguiente
  © ONU/EIRD