Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres
Las Américas   

Revista EIRD Informa - América Latina y el Caribe
Número:13 -2006 -12/2006 - 11-/2005 - 10/2005 - 9/2004 - 8/2003 - 7/2003 - 6/2002 - 5/2002 - 4/2001- 3/2001 - 2/2000 - 1/2000

 

EIRD Global

Anterior
Contenido
Siguiente

Primer Encuentro de la Unidad Especial de Trabajo Interagencial
para la Reducción de Desastres (IATF)

Tegucigalpa después del huracán Mitch, 1998

La Unidad Especial de Trabajo Interagencial para la Reducción de los Desastres (Inter Agency Task Force for isaster Reduction, IATF) celebró su primera reunión el 27 y 28 de abril del 2000, en el Palacio de las Naciones de Ginebra, bajo la presidencia de Carolyn McAskie, subalterna inmediata del Secretario General Adjunto de las Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios y Coordinadora Ad Ínterin de Auxilio para Emergencias.

La reunión confirmó la creciente importancia de la reducción integral de los desastres y sus causas, y se subrayó que el ámbito de esta actividad va más allá del Sistema de las Naciones Unidas, como lo refleja la afiliación compuesta de la Unidad Especial de Trabajo en sí.

Esta Unidad Especial está compuesta por los siguientes organismos de las Naciones Unidas:

  • La Organización sobre Agricultura y Alimentación (FAO).
  • La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).
  • La Unión Internacional de las Telecomunicaciones.
  • La Organización Meteorológica Mundial (OMM).
  • El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).
  • El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).
  • El Programa Mundial de Alimentación (PMA).
  • Banco Mundial.

También incluye entidades regionales:

  • El Consejo de Europa.
  • El Centro Asiático de Preparativos para Desastres (ADPC).
  • La Organización de la Unidad Africana.
  • El Comité Interamericano para la Reducción de los Desastres Naturales de la Organización de Estados Americanos.
  • La Comisión de Geociencia Aplicada del Pacífico Sur (SOPAC).
  • El Consejo Interestatal de la Confederación de Estados Independientes (CEI).

Asimismo, a representantes de la sociedad civil, organizaciones no gubernamentales, entidades estatales y empresas privadas como:

  • La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).
  • La Federación Internacional de Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y la Medialuna Roja.
  • La Organización Internacional de Protección Civil (OIPC).
  • El Consejo Internacional para la Ciencia (ICSU).
  • La Dirección Nacional de Meteorología del Ministerio de Defensa del Uruguay.
  • El Centro de Monitoreo de Sequías de Zimbabwe.
  • La Reaseguradora Munich.
  • La Agencia Nacional de Ordenamiento Territorial de Japón.

El director de la Estrategia Internacional para la Reducción de los Desastres (EIRD-ONU) es el secretario de la Unidad Epecial de Trabajo (IATF).

En el encuentro se tomó nota de los roles y mandatos respectivos de la Unidad Especial y de la Secretaría de la EIRD, como detalla el informe A/54/497 del Secretario General de las Naciones Unidas. Hubo coincidencia en que la estructura organizativa básica de la EIRD debe incluir:

  • La Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres, la estrategia para un mundo más seguro en el Siglo XXI, adoptada en el Foro Programático del Decenio Internacional para la Reducción de los Desastres Naturales (DIRDN) y aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas.
  • La Secretaría de la EIRD.
  • La Unidad Especial de Trabajo Interagencial para la Reducción de los Desastres.
  • Comités nacionales, puntos focales o plataformas que mantengan o instituyan las autoridades nacionales para motivar la mayor participación posible de los Gobiernos, las organizaciones no gubernamentales, los profesionales y las entidades del sector privado a quienes concierna la gestión del riesgo para la reducción de los desastres.
  • El ámbito global de las autoridades internacionales, regionales, nacionales y locales, tanto dentro como fuera del Sistema de Naciones Unidas, que deban implementar políticas, programas y actividades para alcanzar los objetivos de la Estrategia.

En lo que concierne a la Unidad Especial de Trabajo (IATF), los miembros indicaron que debía considerarse como un foro interdisciplinario para fomentar la reducción de desastres, identificar áreas de interés común y fijar pautas para la implementación de la Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres. Los integrantes de la Unidad de Trabajo, trabajando por medio de las organizaciones que representan y sus contrapartes operativas, asumirán el compromiso primario de implementar la Estrategia. Se reconoció que la afiliación a la Unidad Especial de Trabajo debe ser rotativa y que otras entidades deben involucrarse en estas labores.

La Secretaría de la EIRD tiene el mandato de desempeñar ciertas funciones relacionadas con la Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres, la Unidad Especial de Trabajo y la red de Comités Nacionales. También cuenta con responsabilidades específicas, asignadas por la Asamblea General, con respecto al tema del fenómeno de El Niño y las Alertas Tempranas. Además, la Unidad Especial identificó las siguientes áreas como apropiadas para la labor de la Secretaría de la EIRD:

  • Fomentar alianzas.
  • Servir como un centro de intercambio de información.
  • Crear conciencia, involucrarse en actividades de información pública, y en particular, promover la inclusión de la reducción de desastres en todas las actividades orientadas al desarrollo sostenible.
  • Moldear el mensaje de las Naciones Unidas en el campo de la reducción de desastres.
  • Promover evaluaciones sobre las prácticas nacionales en este campo.
  • Ofrecer una guía en la redacción de leyes para la reducción de desastres.

Implementación de la Estrategia

Hubo consenso en que los logros del Decenio Internacional para la Reducción de los Desastres Naturales (DIRDN) deben llevarse ahora a un nuevo nivel, sacando provecho de las experiencias pasadas para ayudar a los países a establecer comunidades resistentes a los desastres. Puesto que la reducción de las castástrofes es un campo en que ninguna institución u organización tiene un mandato universal, el papel de la Unidad Especial de Trabajo debe ser el de promover la implementación coordinada de la Estrategia de manera interdisciplinarias y multisectoriales.

En la reunión se identificaron las siguientes áreas prioritarias para las labores futuras de la Unidad Especial de Trabajo:

  • La alerta temprana.
  • Los fenómenos de El Niño y La Niña y el cambio climático.
  • La gestión de ecosistemas, el ordenamiento territorial, las zonas urbanas no planificadas, las “megaciudades” y las ciudades secundarias.
  • El cabildeo, la información, la educación y capacitación para elevar la conciencia y el compromiso del público con la reducción de los desastres, así como el fomento de la necesidad de la voluntad política en este campo.
  • El impacto social y sanitario de los desastres.
  • El fortalecimiento de la capacidad en los países en desarrollo.
  • La inserción de la reducción de los desastres en el desarrollo sostenible y la planificación nacional; la difusión de las lecciones aprendidas para prevenir nuevos desastres.
  • Las alianzas entre el sector público y el sector privado.
  • Los desastres tecnológicos.
  • La cuantificación del impacto de los desastres como justificación para la inversión preventiva (sobre todo en relación con el desarrollo sostenible), los seguros, la medición del costo económico y ambiental de los desastres, la evaluación de riesgos y de vulnerabilidad e indicadores de vulnerabilidad.
  • La aplicación de la ciencia y la tecnología en la prevención de los desastres.

La Unidad Especial de Trabajo también discutió enfoques y mecanismos regionales. Hubo reconocimiento de la importancia de trabajar en el ámbito regional a través de contrapartes o recurriendo a los mecanismos regionales existentes. En este contexto, se citó a la Oficina de la EIRD para América Latina y el Caribe como un modelo exitoso para el intercambio de información y experiencias en el plano regional.

Asimismo, se decidió establecer tres subgrupos:

  • Sobre El Niño y La Niña – líder: la OMM.
  • Sobre la alerta temprana en su sentido más amplio y los indicadores de vulnerabilidad – líder: por definir.
  • Sobre la cuantificación del impacto de los desastres como justificación para la inversión preventiva (sobre todo en relación con el desarrollo sostenible), los seguros contra desastres y la medición del costo económico y ambiental de los desastres – líder: el PNUD.

Se pidió a la Secretaría concentrarse en el establecimiento y fortalecimiento de la red de comités nacionales para la EIRD.

La Unidad Especial de Trabajo celebrará su próxima reunión formal el 11 y 12 de octubre, en conjunción con el Día Internacional para la Reducción de los Desastres y la siguiente en marzo del 2001.


Si desea mayor información, comuníquese con la
Secretaría de la EIRD (isdr@un.org)
o visite el siguiente sitio:
www.unisdr.org


Anterior
Contenido
Siguiente
  © ONU/EIRD