Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres
América Latina y el Caribe  

Revista EIRD Informa - América Latina y el Caribe
Número:13 -2006 -12/2006 - 11-/2005 - 10/2005 - 9/2004 - 8/2003 - 7/2003 - 6/2002 - 5/2002 - 4/2001- 3/2001 - 2/2000 - 1/2000

 

 

Socios en acción

Anterior
Contenido
Siguiente

A cinco años de la   tragedia   de Vargas (1999-2004): consideraciones sociales, políticas, culturales y económicas

Juan Murria,
Director del Centro de Investigación de Riesgos, Universidad de Falcón, Venezuela
murrias@cantv.net , jmurria@hotmail.com

Nota de actualización

Desafortunadamente estos resientes fenómenos climáticos extremos (las fuertes   lluvias que cayeron prácticamente en toda Venezuela   entre el 7 y el   18   de febrero del 2005) - no tan dramáticos como los que ocasionaron la tragedia de Vargas, pero muy preocupantes no solo por los daños causados sino por sus implicaciones- no hacen sino confirmar lo que escribí sobre la tragedia de Vargas.

A manera de preámbulo

Yo fui uno de los   cientos de miles de afectados por este desastre de origen hidrometeorológico que   afectó   gran parte del litoral Central... Vivía entonces en un apartamento del piso 13 de las residencias Costa   Brava   en la urbanización "Los Corales", una zona residencial de clase media alta y una de las zonas más afectadas del estado Vargas.

En un artículo que escribí para   EIRD Informa en el 2000,   relaté las experiencias que me tocó vivir entre la noche del   miércoles 15 de diciembre de 1999, cuando arreciaron las fuertes precipitaciones y el sábado 18 de diciembre, cuando finalmente fui rescatado por uno de los buques de la armada y pude llegar a casa de mi hija en Caracas a la una de la madrugada del domingo 19 de diciembre.

Ahora, a más de cinco años de la tragedia que me tocó vivir, hilvano estos comentarios, basados en una conferencia que me correspondió dictar recientemente en la Universidad Central de Venezuela.

Introducción

Mucho se ha escrito y hablado en estos últimos cinco años sobre la tragedia de Vargas de   diciembre de 1999   pero, hasta donde este autor conoce, - no existe un estudio integral sobre los aspectos sociales, políticos, culturales y económicos de dicho desastre.

Sin pretender - ni   muchísimo   menos -   cubrir esa carencia,   este artículo analizará  los aspectos que hemos dado en llamar   "no técnicos"   de la tragedia de Vargas y los contrastará con los mismos aspectos de los desastres hidrometeorológicos de similar índole   que han ocurrido recientemente en el mundo,   tratando de demostrar   con esta comparación que el desastre de Vargas no difiere conceptualmente de lo ocurrido en   otros   desastres   de índole similar.

El artículo pretenderá analizar de forma resumida   los aspectos sociales, políticos, culturales y económicos en las diversas etapas   de un desastre: prevención y mitigación; búsqueda y rescate;   evacuación; recuperación y   reconstrucción.

Similitudes con otros desastres

Desde el punto de vista de la gestión del riesgo de desastres, en la tragedia de Vargas no sucedió conceptualmente   nada que no haya sido reportado, total o parcialmente,   en otros desastres similares (Three Mile Island, 1979;   Bhopal 1984;   México, 1985; Chernobyl, 1996;   La Josefina, Ecuador, 1993; Kobe, 1995). Encontramos, obviamente, diferencias cuantitativas y locales en ciertos aspectos pero, conceptualmente, nada nuevo.

En este desastre se confirmaron muchos   de los mitos que se han generado sobre el comportamiento de la población en situaciones de desastre, como veremos a continuación.

Desde el punto de vista de la población

    Ausencia de pánico en la población afectada.

  Emergencia de la solidaridad entre los afectados por el desastre

    Amplias manifestaciónes de solidaridad de la población en todo el país,   de   empresas y organismos tanto nacionales como internacionales.

  Confluencia excesiva de voluntarios   con efectos contraproducentes (confusión, desorganización y problemas   para las autoridades)  

    A pesar de lo reportado por los medios, pocos casos de pillaje y vandalismo

Desde el punto de vista de las autoridades

  Carencia de   planes de contingencia para enfrentar situaciones da desastre

  Consecuentemente, emergencia de una ad hodcracia   para manejar la tragedia con predominio de representantes de la Fuerza Armada Nacional,   en detrimento de los rganismos especializados como Defensa Civil, Cuerpos de Bomberos,   grupos de rescate, voluntarios.

  Utilización del desastre de Vargas para fines políticos proselitistas

  Deficiente utilización de los recursos materiales y financieros provenientes de la ayuda tanto nacional como internacional.

  Serias contradicciones en   la información dada por los diversos organismos - oficiales y no oficiales -    sobre   el número de víctimas,  de damnificados y de afectados.

  Deficiencias en la reubicación de los damnificados, algunas de   las cuales todavía persisten, cinco años después.

  Fallas en el manejo de la información por parte de   los medios de comunicación social.

 

Evaluación   de las diferentes fases del desastre de Vargas

  Prevención y mitigación

    - Inexistente, ausencia de   planes de contingencia y construcción en terrenos inadecuados. Búsqueda, rescate y evacuación

    -   Aceptable, dentro de las circunstancias (Ad hocracia) Manejo de los refugios

    - Deficiente, falta de planificación, inexperiencia y confusión Reubicación de   damnificados

    - Imperó la improvisación   y la falta de conocimiento Rehabilitación post evento.

   - Deficiente,   desorganización y falta de gerencia.Reconstrucción

    - Deficiente, a cinco años de la tragedia persisten muchos de   los problemas iniciales.

 


Algunas conclusiones

En general   el desastre de Vargas   tiende a confirmar   en sus aspectos no técnicos las características   que los especialistas en investigación de desastres han   detectado   en este tipo de eventos en el ámbito mundial.

En la tragedia de Vargas se evidenciaron, en mayor o menor grado, casi todas las experiencias registradas en desastres similares.

Recomendaciones

A cinco años de la tragedia de Vargas - y más allá de los trabajos de infraestructura   orientados   a evitar o al menos   minimizar los efectos de futuros eventos meteorológicos - sigue siendo   necesaria la implementación de un verdadero plan de recuperación   para el litoral central.

  Es indispensable regular adecuada y efectivamente el uso de la

    tierra a través de la   definición de zonas de alto   riesgo mediante

   una adecuada evaluación   integral del riesgo de   desastres.

  La preparación de planes adecuados para enfrentar los

    desastres   sigue siendo   una necesidad ineludible, prioritaria   y

    urgente.


Anterior
Contenido
Siguiente
  © ONU/EIRD