Revista EIRD Informa - Las Américas
 
Contenido
 
Siguiente

Campaña Mundial para la Reducción de los Desastres 2008-2009
Hospitales Seguros frente a los Desastres:
Reducir el Riesgo, Proteger las Instalaciones de Salud, Salvar Vidas

imagen 1
Foto: © OPS-OMS/J. Jenkings

Todos los años, cientos de instalaciones de salud y hospitales resultan destruidos o dañados por los desastres ocasionados por amenazas naturales tales como terremotos, huracanes e inundaciones. Cuando los hospitales y las instalaciones de salud dejan de funcionar durante y después de los desastres, millones de personas no reciben la atención de emergencia que necesitan.

Los “Hospitales Seguros frente a los Desastres” es una campaña mundial que la secretaría de la Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres (ONU/EIRD) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), con el apoyo del Fondo Global para la Reducción y la Recuperación de Desastres (GFDRR por sus siglas en inglés) del Banco Mundial, lanzaron este año.

En tiempos normales, los hospitales, las instalaciones médicas y los servicios de salud representan un recurso vital para las comunidades; en tiempos de crisis, son especialmente cruciales.

La importancia de los hospitales y de todos los tipos de instalaciones de salud va más allá de su función directa de salvar vidas. Son poderosos símbolos del progreso social y un prerrequisito para la estabilidad y el desarrollo económico. Con el conocimiento actual y con un sólido compromiso político, los países pueden reducir el riesgo existente en los hospitales y las instalaciones médicas, y lograr que sean más seguros frente a los desastres al reducir su vulnerabilidad ante las amenazas naturales.

Un hospital seguro frente a los desastres es cuando los servicios de salud son accesibles y funcionan a su máxima capacidad, inmediatamente después de la ocurrencia de un desastre o de una emergencia. Por otro lado, no se desplomará durante un desastre, lo cual cobraría la vida de los pacientes y del personal; puede continuar funcionando y suministrando sus servicios esenciales cuando más se necesitan, ya que es una instalación de suma importancia para la comunidad; y es organizado, cuenta con planes de contingencia establecidos y personal de salud capacitado para mantener la red en funcionamiento.

El precio que pagamos cuando fallan los hospitales o las instalaciones de salud debido a los desastres es demasiado alto. En comparación, el costo de lograr que los hospitales sean seguros frente a los desastres es mínimo. Los daños de un desastre a los sistemas de salud son una tragedia humana y para la propia salud, producen enormes pérdidas económicas, asestan devastadores golpes a los objetivos del desarrollo y estremecen la confianza social. El hecho de lograr que las instalaciones de salud y los hospitales sean seguros frente a los desastres es un requisito económico, al igual que una necesidad social, moral y ética.

¡Usted puede contribuir!
¡Participe en la Campaña Mundial!

Participando en las plataformas nacionales para la RRD: el sector de salud debe participar activamente en las plataformas nacionales para la RRD, o en mecanismos similares de coordinación.

Transformándose en agentes para la RRD: un conocimiento detallado de su propio entorno de trabajo puede ayudar a lograr que una instalación de salud sea segura frente a los desastres.

Buscando oportunidades para actualizar el conocimiento y las destrezas: los trabajadores de salud y el personal que labora en las instalaciones médicas deben actualizar constantemente su conocimiento y destrezas sobre la reducción del riesgo y de las amenazas, para así mejorar su papel de liderazgo en situaciones de emergencia.

El hospital más caro es el que falla:
Los hospitales y las instalaciones de salud representan una enorme inversión para cualquier país. Su destrucción impone una importante carga económica.

Los desastres son un problema social y de salud:
Todos los desastres representan un problema de salud y cualquier daño a sus sistemas afecta a todos los sectores de la sociedad y las naciones en conjunto.

Los trabajadores de salud deben ser agentes de la reducción del riesgo de desastres:
Estos trabajadores son esenciales en la identificación de posibles riesgos a la salud a consecuencia de las amenazas y en la promoción de medidas para reducir el riesgo, tanto a nivel personal como comunitario.

Las Campañas Mundiales de las Naciones Unidas para la Reducción de los Desastres son iniciativas importantes de comunicación, organizadas por la ONU/EIRD secretaría. Están diseñadas para crear conciencia en las personas de todo el mundo y todos los sectores profesionales, sobre cómo ellas pueden proteger sus países y comunidades del impacto negativo de las amenazas naturales. Como parte de las campañas, se han organizado varias actividades basadas en un tema diferente cada año y a partir del 2006, cada dos años; Están diseñadas para crear una capacidad local y fortalecer un sistema de amplio compromiso (en el plano local, regional e internacional) para la reducción de los desastres.

El Día Mundial para la Reducción de los Desastres – 8 de octubre de 2008
La Campaña Mundial para la Reducción de los Desastres, que se prolonga a lo largo de todo el año, culmina con el Día Mundial para la Reducción de los Desastres. Las Naciones Unidas fijaron el segundo miércoles de octubre de cada año como la fecha para destacar el tema de la reducción de los desastres alrededor del mundo. Este año será el 8 de octubre.

Para mayor información contactar a:
Margarita Villalobos mvillalobos@eird.org
Julio Trelles jtrelles@eird.org


Contenido
Siguiente

 

  © ONU/EIRD