Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres


Recursos de información
II conferencia internacional (EWC-II)Archivo de información - Productos informativos de la PPAT -
Inventario de los sistemas de alerta temprana - Enlaces electrónicos relacionados con desastres y alertas actuales
Segunda Conferencia Internacional sobre Alerta Temprana
(EWC-II)

  Resumen
 Documentos sobre los resultados principales
 Informe de la Conferencia
 Documentación completa
   
   
   
   
   
Resumen de la Segunda Conferencia Internacional sobre Alerta Temprana (EWC II)

Los impactos que producen los eventos naturales extremos en todo el mundo -tales como inundaciones, sequías y tormentas- son enormes y representan un serio obstáculo para el avance de los esfuerzos de las sociedades en desarrollo. Con demasiada frecuencia, las personas en riesgo no cuentan con un apropiado sistema de alerta temprana ni con el equipo adecuado para reaccionar ante la información disponible sobre alertas.

En contraste con esta experiencia, se organizó la Segunda Conferencia Internacional sobre Alerta Temprana (EWC II) en Bonn, Alemania, del 16 al 18 de octubre del 2003 para estimular una mayor concientización pública y el compromiso de los encargados de formular políticas, con el propósito de reducir el impacto negativo de los desastres mediante sistemas de alerta temprana. La Conferencia se fundó en el sólido conocimiento que se generó durante la Primera Conferencia sobre Alerta Temprana (EWC’98), celebrada en Postdam, Alemania.

Se reconoce ampliamente que las medidas de reducción de desastres deben integrarse a las políticas y planes de acción del desarrollo sostenible, abarcando todas las dimensiones sociales, económicas y ambientales, y todos los niveles de la sociedad. En reiteradas ocasiones, se ha identificado a la alerta temprana como elemento esencial de las estrategias para la reducción de desastres y otros programas críticos de desarrollo.

El alto grado de interés que generó al Conferencia, que se celebró en el Internationales Kongresszentrum Bundeshaus, en Bonn, quedó demostrado mediante la activa participación de ministros y funcionarios gubernamentales de 30 países, al igual que de representantes de las Naciones Unidas y otras organizaciones multilaterales, agencias de desarrollo, instituciones técnicas y de investigación y organizaciones no gubernamentales, llegando así a más de 400 participantes en total.

Esta actividad representó una singular oportunidad para establecer el diálogo entre los diferentes grupos interesados en alerta temprana: encargados de formular políticas, autoridades locales, científicos y activistas de las ONG. En todos yacía la interrogante sobre cómo traducir eficazmente los principios aceptados de alerta temprana establecidos durante la Conferencia de Postdam, en modalidades orientadas a la acción, y sobre cómo integrar la alerta temprana a las políticas públicas como componente de las estrategias diseñadas para la reducción de desastres a niveles local, nacional, regional e internacional.

Las deliberaciones de la conferencia se estructuraron de forma interactiva y generaron una orientación y recomendaciones prácticas para futuras acciones. Las sesiones se desarrollaron en función de las buenas prácticas y temas emergentes, mientras que las discusiones en los paneles analizaron soluciones para integrar la alerta temprana a las políticas públicas; establecer nexos entre nuevas tecnologías y soluciones de baja tecnología para sistemas de alerta temprana; examinar las responsabilidades de los encargados de formular políticas en el contexto de alerta temprana y riesgos urbanos; y analizar la alerta temprana como herramienta que contribuye a tomar decisiones en el campo de la gestión de emergencias. También se efectuaron sesiones adicionales para discutir inundaciones, el uso de mapas de amenazas para la efectividad de la alerta temprana, enfoques integrales para reducir la vulnerabilidad de la sociedad frente a las sequías, la implementación de sistemas transfronterizos de alerta temprana para inundaciones, y nuevas tecnologías y redes científicas.

Se efectuaron diversas y valiosas recomendaciones muy bien fundadas, las cuales se incluyeron en el documento que surgió como resultado de la conferencia, titulado “Una Alerta Temprana Eficaz para Reducir Desastres: La Necesidad de una Acción Internacional más Coherente”. Tal como lo señala el título, una de las recomendaciones claves fue la necesidad de contar con mayores esfuerzos internacionales sostenidos. Rondó la idea de que se había logrado un limitado avance en la implementación de los sistemas de alerta temprana desde la Conferencia de Postdam, y de que ello se debía en parte al resultado de actividades y diálogos inadecuados a nivel internacional. Los participantes expresaron claramente la necesidad de mantener el impulso que se inició en Postdam y en Bonn, con el fin de facilitar, mantener y nutrir los esfuerzos de todos para lograr que las alertas tempranas sean más efectivas.

Por supuesto que esto no es tarea fácil. La promoción de los esfuerzos internacionales, poder lograr que la gente trabaje con otros a quienes no están acostumbrados, la concientización pública, el desarrollo de información adecuada de apoyo, y el establecimiento de un compromiso perdurable representan esfuerzos a largo plazo. Alentadoramente, el gobierno de Alemania expresó interés en apoyar tales esfuerzos bajo los auspicios de la Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres de la ONU (EIRD/ONU), y ello condujo al establecimiento de una plataforma de alerta temprana.

Muy poco se puede lograr si las diversas instituciones y agencias regionales, nacionales e internacionales involucradas en este campo no están motivadas. El principal beneficio de la EWC II ha sido el compromiso e interés mostrado por una amplia gama de participantes de ser parte de futuros esfuerzos sostenidos para fortalecer los sistemas de alerta temprana donde más se necesite.

 
  © UN/ISDR