Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres
Las Américas  

Revista EIRD Informa - Las Américas
Número:14-2007-13 -2006 -12/2006 - 11-/2005 - 10/2005 - 9/2004 - 8/2003 - 7/2003 - 6/2002 - 5/2002 - 4/2001- 3/2001 - 2/2000 - 1/2000
 

 

Editorial

Anterior
Contenido
Siguiente

La gestión del riesgo… un asunto de desarrollo

La problemática y realidad de qué hacer frente a los desastres y / o emergencias que se presentan en los países de la región (América Latina y el Caribe) hacen necesario e imperativo el manejo de la gestión de riesgo a través de un manejo eficiente de los recursos académicos y tecnológicos, así como los recursos socionaturales y ambientales con un solo fin, el desarrollo.

Comprender y analizar la problemática de los desastres, desde una óptica de la interdisciplinariedad, contribuye a mejorar la gestión del riesgo, que en ocasiones pueden parecer contrarios a los económicos, pero que es posible optimizar y alcanzar a través de los instrumentos adecuados.

En la región, donde la resiliencia de los desastres es un factor común, la gestión del riesgo se hace cada vez más importante lo cual puede apreciarse en las políticas de Estado que se están aplicando en los países de América Latina y el Caribe en relación con la preparación y respuesta frente a desastres.

Podemos ver la continua labor como parte de las actividades propuestas en el Marco de Acción de Hyogo 2005-2015, de la Comunidad Andina de Naciones por medio del PREDECAN, la coalición a través de CEPREDENAC de Centro América, la OPS/OMS, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y Media Luna Roja, el apoyo técnico de Naciones Unidas, secretaría de la Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres ONU/EIRD, el trabajo del Centro Regional de Información sobre Desastres (CRID), de las ONG, de consultores y asesores en gestión del riesgo y localmente el interés de grupos de respuesta a los desastres que vienen trabajando silenciosamente así como, el fortalecimiento de las Unidades de Cruz Roja, Bomberos Voluntarios, Brigadistas y Municipalidades.

La gestión del riesgo requiere de profesionales altamente comprometidos, de sus voluntades y de su capacidad de gestión, pero a la vez capacitados tanto en el conocimiento de las distintas alternativas de solución y regulación, como en la investigación y generación de respuestas innovadoras a problemas cada vez más importantes. Con el objeto de incorporar adecuadamente las dimensiones espaciales y temporales a la gestión del riesgo es necesaria la interdisciplinariedad; es reconocido el interés regional y mundial que se viene generando en estos últimos años sobre el tema.

La gestión del riesgo debe ser considerada como un componente íntegro y funcional del proceso de gestión del desarrollo global, sectorial, territorial, urbano, local, comunitario o familiar; en búsqueda de la sostenibilidad.

Las acciones e instrumentos que fomentan la gestión del desarrollo deben ser a la vez los que fomentan la seguridad y la reducción del riesgo. La gestión del riesgo constituye un enfoque y práctica que debe atravesar transversalmente todos los procesos y actividades humanas.

El objetivo final de la gestión de riesgo es el de garantizar que los procesos de desarrollo impulsados en la sociedad se dan en las condiciones óptimas de seguridad posible y que la atención a los desastres y la acción desplegada para enfrentarlos promueven el desarrollo.

Prof. Lincoln Alayo Bernal
Director Académico S.O.S Vidas Perú
prevencionpe@yahoo.com
www.sosvidasperu.org

 

   
Foto: Plan Internacional

Anterior
Contenido
Siguiente

 

  © ONU/EIRD