Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres
Las Américas  

Revista EIRD Informa - Las Américas
Número:14-2007-13 -2006 -12/2006 - 11-/2005 - 10/2005 - 9/2004 - 8/2003 - 7/2003 - 6/2002 - 5/2002 - 4/2001- 3/2001 - 2/2000 - 1/2000
 

 

Editorial

Anterior
Contenido
Siguiente

El terremoto de Lisboa del 1o de noviembre de1755: ¿El primer desastre “moderno”?

A las 9:40 de la mañana del 1 de noviembre de 1755, día de Todos los Santos, Lisboa, Portugal fue sacudido por un terremoto el cual destruyó prácticamente toda la ciudad y se sintió en toda Europa occidental. Se estima que el seísmo produjo entre 60,000 y 100,000 muertos. El epicentro fue ubicado en el océano Atlántico a unos 200 Km. al suroeste de cabo San Vicente al sur de Portugal y su magnitud ha sido estimada en cerca de 9.0 en la escala de Richter. Éste originó un tsunami el cual, junto con los incendios posteriores, arrasaron la ciudad

 

Este sismo, considerado por algunos investigadores como "el primer desastre moderno” por haber sido la primera catástrofe que convocó una respuesta coordinada durante las actividades de búsqueda y rescate, así como un esfuerzo planificado en las etapas de rehabilitación y reconstrucción incluyendo la incorporación de medidas para mitigar los efectos destructores de futuros terremotos. Adicionalmente, algunos investigadores estiman que este temblor de tierra fue el primero en apuntar hacia la sismología moderna.

Es conveniente recordar que este terremoto ocurrió durante la llamada “Era de la Ilustración”, la cual sacudió el pensamiento de los intelectuales de la época. En 1747, Dennis Diderot, famoso revolucionario francés, se convirtió en el editor de un esfuerzo denominado La Enciclopedia de la cual entre 1751 y 1772 se publicaron bajo su dirección 28 volúmenes, fruto de la cooperación de más de 100 intelectuales.

Si bien el interés de los enciclopedistas se centró en aspectos científicos y tecnológicos, la enciclopedia se convirtió en el nicho de la entonces llamada filosofía social – teorías relacionadas con organización social, naturaleza humana, economía política y gobernabilidad.

El Marqués de Pombal
Durante las actividades posteriores a la ocurrencia del terremoto, se destaca la actuación de Sabastiao José de Carvalho e Melo, mejor conocido como Marqués de Pombal quien como Primer Ministro del rey José de Portugal, dirigió personalmente las actividades de búsqueda y rescate, visualizó y puso en marcha las etapas de rehabilitación y reconstrucción.

El inicio de las actividades de reconstrucción, se solapó con la de rehabilitación mientras que los ingenieros arquitectos de Pombal trazaron un diseño en forma de cuadrícula sobre un eje norte/sur centrado en el barrio de Baixa, cercano al río Tajo. El proyecto de Pombal, desafortunadamente, no fue seguido por sus sucesores y cuando la familia real huyó a Brasil con Napoleón a sus espaldas, Río de Janeiro se convirtió en la capital del imperio portugués, provocando la decadencia de Lisboa como sede de éste imperio.

Pombal no se limitó a las actividades de la reconstrucción; de hecho, envió un cuestionario a todas las parroquias con las siguientes preguntas: ¿Cuál fue la duración del terremoto?, ¿Cuántas réplicas se sintieron?, ¿Qué tipo de daños se ocasionaron?, ¿Se notó un comportamiento extraño de los animales? (Pombal se adelantó a los estudios modernos de los chinos en los años 1960) y ¿Qué ocurrió en los pozos de agua?

Muchas de las preguntas que el Marqués de Pombal hizo en 1755 todavía son utilizadas en los cuestionarios postsismo para preparar mapas de isosistas de intensidad sísmica. Adicionalmente, sin este tipo de información hubiera sido muy difícil para los científicos modernos analizar el Gran Terremoto de Lisboa.

El seísmo de Lisboa dejó huellas profundas en el pensamiento europeo. Se discutió acaloradamente, quizás por primera vez, si el terremoto había ocurrido por causas naturales o si se debía a la ira divina. La Iglesia lo interpretó como un castigo de Dios (Acto de Dios) y anunció para el futuro mayores catástrofes como castigo divino. Se reinició así una polémica, la cual en algunos casos todavía persiste, en poblaciones de diferentes niveles culturales.

Voltaire y Rousseau
Importantes pensadores del Siglo XVIII, establecieron un interesante debate epistolar sobre el significado del terremoto y su origen divino o terrenal. Citaremos, solamente un párrafo de una carta de Rousseau a Voltaire fechada el 18 de agosto de 1756 por su relevancia sobre el concepto moderno de la mitigación de desastres sísmicos.

“Sin apartarme del asunto de Lisboa, admita usted por ejemplo que la Naturaleza no construye veinte mil edificaciones de seis o siete pisos (en Lisboa) y que si los habitantes de esa gran ciudad hubieran estado más equitativamente distribuidos y menos hacinados los daños hubieran sido mucho menores y quizás, insignificantes”.

Y, con respecto al comportamiento de la población a raíz del terremoto, Rousseau dice: “¿Cuánta gente desafortunada pereció en este desastre por haber regresado a sus casas para recuperar unos sus ropas, otros sus papeles y otros su dinero?” (Traducción libre del autor)

Comentarios finales
El terremoto de Lisboa fue el primer desastre de origen natural en el que el Estado de un país aceptó la responsabilidad de las tareas de búsqueda y rescate, así como por el diseño e implantación de un programa de reconstrucción. También, generó una oposición al origen sobrenatural de los desastres en general y de los sismos en particular.

El Marqués de Pombal fue el primero en la historia en incentivar una descripción científica y objetiva de las causas y consecuencias de un terremoto. Por lo cual, es considerado por algunos como el precursor de los sismólogos modernos.

Por su parte, el filósofo Jean Jacques Rousseau, tuvo una visión precoz de lo que hoy llamaríamos “microzonificación sísmica”, esto debido a los comentarios que hizo sobre el hacinamiento de los edificios en el centro de Lisboa asimismo sintió la necesidad de preparar a la población para enfrentar los efectos de los sismos.

Juan Murria
Director Centro de Investigación de Riesgos, Universidad de Falcón, CIR UDEFA
Asesor Fundación Venezolana de Investigaciones Sismológicas, FUNVISIS
Vicepresidente para América Latina GADR
(58-212) 977-0233 murrias@cantv.net, jmurria@hotmail.com

Este autor ha venido trabajando sobre el tema de la sismología histórica como instrumento para la preservación del patrimonio histórico construido en regiones sísmicas, todo dentro del Marco de Acción de Hyogo en la sesión 3.3 Gestión del Riesgo del Patrimonio Cultural.

El contenido de este artículo es fruto de las largas e interesantes conversaciones que mantuve con el Profesor Russell Dynes, quien fundó junto con el Profesor Hérnico L. Quarantelli, el Centro de Investigación de Desastres, hoy basado en la Universidad de Delaware.

El Profesor Dynes ha escrito exhaustivamente sobre el terremoto de Lisboa de 1755, también conocido como el Gran Terremoto de Lisboa. Sus escritos han servido de base para la elaboración de este trabajo.

1Forma de representar gráficamente los niveles de intensidad de un sismo es a través de mapas de isosistas, los cuales representan curvas con igual nivel de intensidad a partir de observaciones de un evento en particular. La escala de intensidades utilizada es la Mercalli Modificada.


Anterior
Contenido
Siguiente

 

  © ONU/EIRD