Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres
Las Américas  

Revista EIRD Informa - Las Américas
Número:14-2007-13 -2006 -12/2006 - 11-/2005 - 10/2005 - 9/2004 - 8/2003 - 7/2003 - 6/2002 - 5/2002 - 4/2001- 3/2001 - 2/2000 - 1/2000
 

 

Editorial

Anterior
Contenido
Siguiente

BiVa-PaD: una iniciativa andina para la gestión de información
para la prevención y atención de desastres

La información es un recurso fundamental para las instituciones y organismos que trabajan en la gestión del riesgo. Constituye un instrumento necesario para que los responsables de la toma de decisiones en este ámbito puedan conocer, analizar y decidir sobre cualquier medida relacionada con la prevención, mitigación, preparación o respuesta a los desastres. Actualmente cualquier institución con responsabilidad en alguno de estos aspectos difícilmente podrá realizar su trabajo sin contar con información de calidad y disponible en el entorno virtual.

Con el desarrollo de Internet y de las tecnologías de la información desde el decenio de 1990, tenemos acceso a un enorme caudal de información. No obstante, el principal problema que se plantea ahora no es el tener la información, sino el organizarla y procesarla para que sirva a los fines deseados, en este caso, la reducción del sufrimiento y de las pérdidas humanas y materiales que las catástrofes traen aparejadas.

Por lo tanto, el intercambio y la difusión de información y de prácticas idóneas se tornan temas de crucial importancia en las áreas de prevención y mitigación de desastres, siendo la gestión de información un elemento esencial en el proceso de desarrollo sostenible en la región andina.

El proyecto de “Creación de Centros de Información y Bibliotecas Virtuales para la Prevención y Atención de Desastres: Red BiVa-PaD” responde a la necesidad expresada por los países de la región andina -Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela- de mejorar el acceso y la calidad de la información técnica y científica relacionada con los desastres, conforme lo consignaran en la “Decisión 591 de la Estrategia Andina para la Prevención y Atención de Desastres”.

El acceso a la información forma, asimismo, parte integrante de las líneas de acción del Proyecto Apoyo a la Prevención de Desastres en la Comunidad Andina (PREDECAN), del Plan Regional del Comité Andino para la Prevención y Atención de Desastres (CAPRADE) y de las prioridades de trabajo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS-OMS), del Centro Regional de Información sobre Desastres-América Latina y Caribe (CRID) y Naciones Unidas, secretaría de la Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres (ONU/EIRD).

Esta expresión de la voluntad política a nivel andino frente al tema, tiene su contraparte en el ámbito internacional en el seno del “Marco de Acción de Hyogo para el 2005-2015: Aumento de la resiliencia de las naciones y las comunidades ante los desastres”.

El proyecto de creación de la Red BiVa-PaD encuentra su razón de ser dentro de una de las prioridades de este Marco de Acción, concretamente aquella que promueve el desarrollo de una mayor comprensión y concientización sobre la prevención de desastres. Esta línea estratégica propugna que la utilización del conocimiento, la innovación y la educación es fundamental para crear una cultura de seguridad y resiliencia a todo nivel en pro de la reducción de los desastres. Según el Marco de Acción de Hyogo, entre las principales actividades dirigidas a desarrollar una mayor concientización sobre la prevención de desastres se incluye el brindar información relevante sobre el riesgo de desastres y medios de protección; fortalecer las redes y promover el diálogo y la cooperación entre los especialistas técnicos y científicos, los encargados de la planificación y otros actores o trabajar conjuntamente con los medios de comunicación, entre otras.

Creación de Centros de Información para la Prevención y Atención de Desastres
El Proyecto BiVa-PaD se materializa a través de un acuerdo firmado entre la Secretaría General de la Comunidad Andina (SGCAN) y la OPS-OMS en los primeros días del mes de setiembre del 2006. Financiado por la Comunidad Europea (CE), los Países Miembros del CAPRADE (Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela) y la SGCAN en el marco del PREDECAN, cuenta, además, con una contribución técnica y financiera de la OPS/OMS y ONU/EIRD.

El CRID tiene a su cargo la ejecución técnica del proyecto, en virtud de su experiencia de más de una década en gestión de información en el ámbito de los desastres.

Al final del proyecto se espera que exista una red a nivel andino de centros nacionales de información –con sus respectivas bibliotecas virtuales- para la prevención y atención de desastres en Bolivia,

Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela. Esta red permitirá mejorar las capacidades técnicas, los recursos y las fuentes de información en este ámbito.

El proyecto hace énfasis en el fortalecimiento de las instituciones que coordinan el sistema nacional de protección civil (o el equivalente) en los cinco países implicados. Por ello éstas cumplen el rol de Centros Coordinadores, en una clara apuesta por reforzarlas, a pesar de las dificultades inherentes a éstas, como la escasez de capacidades de sus recursos humanos, la estructura organizacional o su vulnerabilidad a la situación y contexto político de los países en los que se enmarcan. Los Centros Coordinadores lideran el desarrollo de las actividades del proyecto y, a la vez, son los responsables de conformar una red nacional de instituciones de apoyo en torno suyo.

Hacia la construcción de un Centro de Información para la Prevención y Atención de Desastres
El proyecto de creación de la Red de centros BiVa-PaD implica una concepción determinada sobre lo que es un centro de información, su identidad y su razón de ser. Un Centro de Información BiVa-PaD es un espacio físico y virtual en el cual acceder y compartir servicios y recursos informativos para la prevención y atención de desastres. Su misión es recopilar, organizar, conservar y diseminar información para promover un acceso equitativo, rápido y eficiente que pueda contribuir a la mejora de la gestión del riesgo.

Es importante precisar que no se trata de un ente estático. Aunque se desarrolla en el seno de una comunidad, la presencia virtual del Centro amplía sus fronteras de influencia y le otorga una nueva dimensión. Esta dualidad, producto del contacto con un ámbito local e internacional le obliga a estar en permanente adaptación porque el objeto mismo de su actividad, la creación de conocimiento, es algo en permanente evolución. Los principios operacionales descritos en el concepto de Centro de Información BiVa-PaD se basan en la accesibilidad de recursos y servicios, la participación de los organismos que trabajan en la prevención y atención de desastres, la visión de servicio y gestión proactiva, la pertenencia a una Red y la comunicación y visibilidad de sus acciones. Además, en este modelo de Centro el término “usuario” adquiere una doble dimensión. No solo es la persona que recibe la información, sino que también la genera, transformando el vínculo tradicional y reemplazando la figura pasiva del destinatario o beneficiario por la de copartícipe del proceso.

El enfoque de red es otro de los pilares en los que se sustenta. Se entiende que el Centro de Información no puede trabajar de forma aislada y que sus fortalezas dependerán de la cooperación con otros Centros de Información o instituciones –tanto a nivel nacional como regional- que generen información. Esta visión de interacción no solo permitirá mayor efectividad a los productos y servicios de información del Centro, sino que hará que éste se legitime en el seno de la institución de la que dependa y, en general, de la sociedad a la que sirva.

La presencia virtual es un elemento crucial en el concepto de Centro de Información que se propone, ya que es el futuro y la sostenibilidad de cualquier Centro. Los usuarios buscan cada vez más recursos electrónicos a los cuales poder acceder desde su computadora. Por lo tanto, la versión virtual –o Biblioteca Virtual- del Centro de Información ha de albergar todos los servicios y productos de información, prestar un acceso rápido y ágil a éstos y constituirse en una ventana abierta del Centro al mundo.

Mejorando las capacidades en gestión de información para la prevención y atención de desastres
Uno de los pilares para la constitución de la Red de Centros de Información BiVa-PaD es la creación de capacidades entre sus miembros, por lo que los entrenamientos constituyen una parte fundamental del proyecto.

La semana del 7 al 11 de mayo del presente año, una veintena de profesionales de las instituciones que coordinan los sistemas nacionales de protección civil (o el equivalente) de los cinco países andinos asistieron a un taller regional en Perú, destinado a capacitarles en el uso de las herramientas básicas para la implementación por parte de Centros de Información y Bibliotecas Virtuales sobre Desastres. Les acompañaron también otros profesionales vinculados a organizaciones e instituciones que podrían constituir la red de apoyo en cada uno de los países.

Asimismo, estuvieron presentes los consultores contratados por la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS) en cada uno de los países. Estos profesionales apoyarán a los Centros Coordinadores en la puesta en marcha del Centro de Información y de su Biblioteca Virtual. Se trata de profesionales nacionales con experiencia en alguno de los ámbitos que contempla el proyecto y dispuestos a asumir el reto de la creación de Centros de Información en instituciones que, en muchos casos, no tienen experiencia en este tipo de Centros.

La conformación de esta Red es un auténtico reto que requerirá de un gran esfuerzo cooperativo entre múltiples actores. Vencer las reticencias al uso compartido de la información, superar los celos institucionales, dar visibilidad a todos los miembros de la Red, conseguir resultados del trabajo conjunto –y todo ello en el marco de la idiosincrasia de cada país- son solo algunos de los múltiples desafíos que tendrá que superar una Red que quiera denominarse como tal.

En este punto, conviene señalar que los denuedos para la creación de cada una de estas redes nacionales de Centros de Información no serán esfuerzos aislados, sino que mirarán hacia el establecimiento de una red de redes a nivel andino que pueda confluir con otras iniciativas que ya están funcionando, como la Red Centroamericana de Información de Desastres y Salud, la Red CANDHI (por sus siglas en inglés).

Concluido el primer Taller Regional en Lima –punto de encuentro y conocimiento de todas las personas que van a participar en la iniciativa- cada institución debe comenzar la creación de su Centro de Información y de su Biblioteca Virtual. Será una tarea ardua y compleja en la que tendrán que apoyarse en sus instituciones, en los Centros Colaboradores y, además, trabajar en el establecimiento de las estrategias que garantizarán su sostenibilidad futura.

Para mayor información contactar a:
Isabel López
CRID
isabel.lopez@crid.or.cr

 


Anterior
Contenido
Siguiente

 

  © ONU/EIRD