Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres
Las Américas   

Revista EIRD Informa - América Latina y el Caribe
Número:13 -2006 -12/2006 - 11-/2005 - 10/2005 - 9/2004 - 8/2003 - 7/2003 - 6/2002 - 5/2002 - 4/2001- 3/2001 - 2/2000 - 1/2000

 

EIRD Global

Anterior
Contenido
Siguiente

Iniciativa para el desarrollo de temas transversales: reducción de desastres naturales en Asia, América Latina y el Caribe

Introducción

La seguridad humana y el desarrollo sostenible se encuentran cada vez más amenazados debido a la creciente escalada de desastres ocasionados por los peligros naturales. Debido a ello, cada año se pierden miles de vidas, de las cuales 90% pertenecen a los países en desarrollo. Los graves daños ocasionados están destruyendo las condiciones de vida de millones de personas, especialmente entre los pobres y los más vulnerables. El crecimiento demográfico y la rápida urbanización no planificada ocasionan que cada día más gente se encuentre expuesta a los peligros en las ciudades, amenazando la estabilidad de sus propias vidas. Los desastres pueden devolver las manecillas del reloj en el ámbito del desarrollo, y en reiteradas ocasiones la ausencia de una planificación adecuada es la causa principal del incremento en el riesgo de los desastres.

Con ello en mente, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), en el marco de a Estrategia Internacional de las Naciones Unidas para la Reducción de Desastres (EIRD), se encuentra implementando un proyecto internacional y multidisciplinario titulado Iniciativa para el desarrollo de temas transversales: reducción de desastres naturales en Asia, América Latina y el Caribe. El objetivo de la iniciativa es preservar el desarrollo sostenible y reducir la pobreza a través de la reducción de los impactos de los desastres naturales mediante la incorporación del manejo del riesgo como parte integral de las políticas públicas y de los planes y procesos de desarrollo. Durante su etapa inicial, el proyecto centra su atención en las siguientes ciudades participantes: Antofagasta, Chile; Dehradun, India; Katmandú, Nepal; y Tijuana, México.

Uno de los productos finales del proyecto será las recomendaciones efectuadas a los gobiernos locales en torno a las acciones normativas que deben llevarse a cabo en términos de planificación urbana y empoderamiento ciudadano para intensificar la reducción de desastres. La visión a largo plazo de esta iniciativa es lograr que ciudades en todo el mundo adopten un mecanismo efectivo y de renombre para a) mejorar el grado de gobernabilidad mediante la aplicación y uso apropiado del conocimiento existente; y, b) contribuir al desarrollo sostenible mediante la reducción significativa de las pérdidas que se producen a raíz de los desastres naturales.

Principales actividades de la iniciativa

El proyecto se basa en los logros alcanzados con anterioridad con respecto al manejo de riesgos en las ciudades. La iniciativa utiliza particularmente los resultados de las Instrumento de Evaluación y Diagnóstico de los Riesgos de Desastre Sísmico en las Zonas Urbanas (RADIUS), proyecto que se llevó a cabo entre 1997 y el 2000 bajo el auspicio del Decenio Internacional de las Naciones Unidas para la Reducción de Desastres Naturales (DIRDN). El proyecto utiliza las herramientas prácticas del manejo de riesgo urbano que se desarrollaron durante la implementación de RADIUS. Las Naciones Unidas se han encargado de distribuir estas herramientas en todo el mundo, especialmente entre las autoridades locales de aquellas ciudades amenazadas por posibles terremotos.
El proyecto llevará a cabo las siguientes tareas en cada una de las ciudades participantes:

• Capacitación de líderes y expertos locales en el uso y aplicación de las herramientas de RADIUS para la evaluación de los daños ocasionado por los terremotos.

• Recreación de posibles situaciones simplificadas frente a condiciones diversas (es decir, la ocurrencia de posibles terremotos, la ocupación de diferentes edificios, ya sea, por ejemplo, de día o de noche).

• Recreación de posibles situaciones simplificadas de terremotos con base en una serie de condiciones futuras, tales como las tendencias actuales del crecimiento demográfico local.

• La comprobación de los actuales planes y políticas de crecimiento urbano para comprender sus implicaciones para el nivel de riesgo urbano.

• La identificación y revisión de posibles medidas para la reducción del riesgo. La elaboración de análisis simplificados en relación con el costo-beneficio. La incorporación de las opciones más eficaces en el campo de la mitigación en los planes de desarrollo de estas ciudades.

• La comparación de los riesgos relativos entre las ciudades participantes.

• La promoción del intercambio de experiencias, información y mejores prácticas entre las ciudades participantes.

• El incremento de la sensibilización tanto en el ámbito local como internacional sobre los riesgos existentes y la disponibilidad de soluciones asequibles.

El gráfico No. 1 ilustra el programa de actividades del proyecto. Las fases principales, es decir, preparación, evaluación del riesgo e incorporación del manejo del riesgo en la planificación urbana se indican en el mismo gráfico. También se incluye la reciente celebración de una reunión de medio período, después de haber finalizado la fase de evaluación del riesgo.

• La celebración de reuniones con las autoridades locales para introducir y explicarles el proyecto.

• La celebración de reuniones iniciales con la asistencia de las autoridades locales y regionales, y la participación de representantes de diversos sectores de la sociedad, con el fin de presentar el proyecto frente a la comunidad y solicitar su activa participación y apoyo al mismo.

• El establecimiento de grupos locales de trabajo.

• La capacitación a funcionarios a cargo de la planificación de la ciudad, en materia de herramientas y metodologías para la evaluación del riesgo aplicadas a la planificación urbana y a programas de desarrollo.

Mediante la utilización de herramientas y metodologías para la evaluación del riesgo que el proyecto proporcionó, los grupos locales de trabajo pudieron evaluar el riesgo actual y futuro de los terremotos urbanos. Las crecientes tendencias particulares de cada una de estasciudades se tomaron en consi-deración para desarro-llar proyecciones de las ciudades a futuro y realizar un estimado de los cambios en el riesgo de los terremotos relacionados con el crecimiento de las ciudades. Los resultados de estos cálculos y sus implicaciones para el manejo adecuado del crecimiento de las ciudades se presentaron durante la reunión de medio período, la cual se celebró recientemente en París.

Reunión de mitad de periódo

Con el propósito de establecer las lecciones aprendidas del trabajo realizado a la fecha, y elaborar una posible iniciativa de más largo plazo, se celebró una reunión de mitad de período del 25 al 26 de setiembre del 2003 en la sede de la UNESCO en Francia. Esta reunión permitió a los representantes de las ciudades participantes informar sobre los avances realizados y compartir sus experiencias.


La reunión de setiembre brindó a los representantes de las ciudades y participantes del proyecto la oportunidad para evaluar el desarrollo del mismo a la fecha. Más importante aún, la actividad representó una oportunidad para facilitar:

• La presentación, discusión y evaluación del trabajo realizado a la fecha por cada ciudad participante;

• El intercambio de experiencias entre las ciudades;

• La discusión de la aplicación de la evaluación de riesgo del proyecto, al igual que de la incorporación de los resultados de esta evaluación a los métodos de
planificación urbana y políticas públicas; y,

• La interacción directa entre los representantes de la ciudad, la UNESCO, expertos internacionales y posibles donantes.

Las ciudades utilizarán las recomendaciones que surgieron durante la reunión para completar las fases del proyecto; es decir, la incorporación de medidas de manejo del riesgo a los planes de desarrollo de estas ciudades. Se debe recalcar nuevamente que las autoridades, instituciones y expertos técnicos estarán involucrados en este proceso. Posteriormente, las recomendaciones finales que efectúe el proyecto en cada ciudad se presentarán frente a la comunidad en talleres públicos, con el propósito de validarlas y obtener el apoyo comunitario necesario para implementarlas. El proyecto concluirá al final de este año con otro simposio internacional a celebrarse en una de las ciudades participantes. Se invitará a los representantes de las cuatro ciudades a esta actividad para que presenten frente a la comunidad internacional los resultados, hallazgos y recomendaciones que se produjeron en el marco del proyecto. Además, se decidirá cuál es el siguiente paso, tanto a escala local como de manera conjunta y en colaboración con las otras ciudades.

Plan de seguimiento

Se utilizará este proyecto piloto para promover y diseñar la implementación de una iniciativa a largo plazo y a gran escala que incluirá:

• El desarrollo y aplicación de herramientas similares para otros peligros como inundaciones y deslizamientos de tierra;

• La incorporación de más ciudades en todo el mundo; y,

• El establecimiento de relaciones con otras iniciativas interna cionales para la reducción del riesgo.

Esta iniciativa propuesta a gran escala se implementaría en dos etapas. La primera tendría una duración de tres años y contaría con la participación de unas doce ciudades a escalal mundial. La segunda fase incluiría la incorporación continua y progresiva de más ciudades a la iniciativa, hasta lograr su visión en cuanto a la adopción, por parte de las ciudades, de un mecanismo efectivo y ampliamente reconocido para a) mejorar la gobernabilidad mediante una mejor utilización y aplicación del conocimiento existente; y, b) contribuir al desarrollo sostenible al reducir significativamente las pérdidas que causan los desastres naturales. el siguiente cuadro esquematiza la implementación progresiva de esta iniciativa propuesta.


Anterior
Contenido
Siguiente
  © ONU/EIRD