Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres
Las Américas   

Revista EIRD Informa - América Latina y el Caribe
Número:13 -2006 -12/2006 - 11-/2005 - 10/2005 - 9/2004 - 8/2003 - 7/2003 - 6/2002 - 5/2002 - 4/2001- 3/2001 - 2/2000 - 1/2000

Editorial

Contenido
Siguiente

La CMRD adopta el Marco para la Acción de Hyogo 2005-2015: Aumento de la Resiliencia de las Naciones y Comunidades ante los desastres

La Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre la Reducción de Desastres (CMRD), realizada en Kobe Hyogo, Japón (del 18 al 22 de enero del 2005), inició bajo la sombra del reciente desastre del océano Índico pero culminó con un sólido mensaje de esperanza, formulado en los dos documentos negociados durante la CMRD: la Declaración de Hyogo y el Marco para la Acción de Hyogo durante los próximos diez años. Al haberse celebrado a menos de un mes del desastre causado por el maremoto en el océano Índico, la Conferencia atendió las numerosas voces de todo el mundo que propugnaban por la creación de un mundo más seguro.

La CMRD representa un hito histórico que se basó en los hallazgos del proceso de revisión de la Estrategia de Yokohama, adoptada hace ya diez años. Más de 4000 participantes asistieron a la CMRD, incluyendo representantes de 168 gobiernos, entre ellos más de 40 ministros, al igual que delegados de 78 agencias especializadas de la ONU y organizaciones observadoras, 161 organizaciones no gubernamentales, y 562 periodistas de 154 diferentes medios. Asimismo, el Foro Público atrajo a más de 40.000 visitantes.

La Conferencia duró cinco días, durante los cuales se negociaron dos documentos: uno, titulado “Aumento de la resiliencia de las naciones y comunidades ante los desastres: Marco para la Acción de Hyogo 2005-2015” y otro la “Declaración de Hyogo”. Además, los delegados adoptaron la “Declaración Conjunta de la Sesión Especial sobre el Desastre del océano Índico: Reducción de Desastres para un Futuro más Seguro”.
En el Marco para la Acción de Hyogo –documento de 24 páginas se resolvió lograr “una conside-rable reducción de las pérdidas causadas por los desastres, en las vidas y los bienes sociales, económicos y ambientales de las comunidades y países, para el 2015”. Para realizar lo anterior, el Marco se traza tres objetivos estratégicos, a saber:

• Una integración más efectiva de las consideraciones en torno a la reducción de desastres en las políticas, planificación y programación del desarrollo sostenible a todo nivel, con especial énfasis en la prevención, mitigación y preparación de desastres, al igual que en la reducción de la vulnerabilidad;
• El desarrollo y fortalecimiento de aquellas instituciones, mecanismos y capacidades a todo nivel, en particular en el ámbito comunitario, que puedan contribuir a desarrollar una mayor resiliencia ante las amenazas;
• La incorporación sistemática de los enfoques para la reducción del riesgo en el diseño e implementación de programas de preparación, respuesta y recuperación de
emergencia para la reconstrucción de las comunidades afectadas.

El Marco también plantea una serie de consideracions generales y actividades claves en las siguientes cinco áreas identificadas como prioritarias para el período 2005-2015:

• Garantizar que la reducción del riesgo de desastres sea una prioridad nacional y local con una sólida base institucional para su implementación;
• Identificar, evaluar y monitorear los riesgos de desastres y mejorar los sistemas de alerta temprana;
• Utilizar el conocimiento, la innovación y la educación para establecer una cultura de seguridad y resiliencia a todo nivel;
• Reducir los factores fundamentales de riesgo; y,
• Fortalecer la preparación frente a los desastres para una respuesta efectiva a todo nivel.

El Marco también señala que los diferentes actores deben abordar los objetivos y prioridades para la acción bajo un enfoque multisectorial, incluyendo a los Estados y las organizaciones regionales e internacionales. El documento, asimismo, solicita la asistencia de los socios de la EIRD, en particular de los miembros del Equipo de Tareas Interinstitucional (ETI), en consulta con las agencias relevantes de la ONU, las organizaciones regionales y multilaterales, las instituciones técnicas y científicas, los Estados interesados, y la sociedad civil para desarrollar indicadores genéricos, realistas y mensurables, para ayudarles a los Estados a evaluar su progreso en la implementación del Marco. Tales indicadores deberán establecerse de conformidad con los objetivos de desarrollo acordados a nivel internacional, incluyendo los ODM. También se les exhorta a los Estados a desarrollar y a mejorar los indicadores a nivel nacional. En relación con la movilización de recursos, los Estados deberán emprender lo siguiente:

• Movilizar los recursos y capacidades de los entes nacionales, regionales e internacionales;
• Brindarle apoyo a los países en desarrollo propensos a los desastres, a implementar el Marco, inter alia, abordando la sostenibilidad de la deuda;
• Integrar plenamente las medidas encaminadas a la reducción de desastres en los programas de asistencia para el desarrollo, incluyendo aquellos que estén relacionados con la adaptación al cambio climático;
• Contribuir al Fondo Fiduciario de la ONU para la Reducción de Desastres; y,
• Desarrollar alianzas para compartir los riesgos, reducir las primas de los seguros e incrementar el financiamiento para la reconstrucción y la rehabilitación post desastres.

A nivel nacional, el documento del Marco solicita, inter alia, que los gobiernos creen y fortalezcan mecanismos nacionales para la reducción de desastres, tales como las plataformas nacionales multisectoriales, con responsabilidades fijadas en el ámbito nacional mediante los niveles locales para facilitar la coordinación entre los diferentes sectores. Las plataformas nacionales también deberán facilitar la coordinación entre los sectores, incluyendo el mantenimiento de un amplio diálogo a niveles nacional y regional para promover la sensibilidad entre los principales actores. (Para mayor información sobre las Plataformas Nacionales favor ver páginas 14-16)

La Declaración de Hyogo es un documento de tres páginas que negoció el Comité Principal, y que adoptaron los delegados de 168 países durante la sesión plenaria del 22 de enero. Mediante la Declaración, los delegados reconocieron la estrecha relación existente entre la reducción de desastres, el desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza, al igual que la importancia de lograr la participación de todos los sectores de la sociedad. La Declaración también reconoce que se debe fomentar una cultura de prevención de desastres a todo nivel, y que la resiliencia de las naciones debe desarrollarse con base en los sistemas de alerta temprana centrado en la gente, al igual que en las evaluaciones del riesgo, la educación y otros enfoques proactivos, integrales, multisectoriales y que aborden múltiples amenazas.

Estos dos documentos no son jurídicamente vinculantes, pero servirán de “plan básico” para guiar a las naciones e individuos para establecer comunidades más resistentes a los desastres. Con base en los compromisos que se forjaron en Yokohama hace 10 años, este renovado plan hace un llamado a la comunidad internacional para lograr un enfoque integral y que aborde múltiples amenazas en el marco del desarrollo sostenible, con el propósito de reducir los impactos de los desastres.

Además del segmento intergubernamental y del comité de redacción, compuesto por los delegados de los países, la conferencia incluyó 3 mesas redondas de alto nivel, 5 paneles temáticos y 46 sesiones, reuniones regionales y subregionales, al igual que un rico y dinámico intercambio de ideas durante el Foro Público, el cual muchos ejemplos concretos y lineamientos sobre cómo aplicar de forma efectiva la reducción de desastres.

La CMRD coincidió con el décimo aniversario del gran terremoto de Hanshin-Awaiji que produjo la muerte de más de 6.000 personas y daños que ascendieron a $100.000 millones de dólares. Sin embargo, fue el reciente desastre del océano Índico, provocado por un terremoto y un maremoto, y que afectó a 12 países y causó la muerte de más de 225.000 personas, lo que le brindó una relevancia adicional a la CMRD.

Por ello, durante la Conferencia se organizaron dos sesiones especiales sobre el desastre del océano Índico. Los participantes reconocieron la urgente necesidad de establecer un sistema de alerta temprana en esa región. También hicieron énfasis en la responsabilidad de las Naciones Unidas de coordinar este nuevo sistema regional de alerta temprana, al igual que la importancia de continuar sosteniendo un diálogo regional e internacional. En ese sentido, Tailandia propuso una reunión ministerial sobre cooperación regional para establecer alerta temprana para los maremoto. Esta reunión se celebró en Phuket una semana después de la Conferencia, con el fin de aprovechar el empuje político que surgió durante la CMRD. Por su parte, Alemania ofreció ser el país anfitrión de una conferencia de la ONU en torno a la alerta temprana. Esta está programada a efectuarse en Bonn, en el 2006.

Durante la sesión de clausura de la CMRD, el Sr. Jan Egeland, Subsecretario General de la ONU para Asuntos Humanitarios y Coordinador de la Asistencia para Emergencias comentó los resultados de la Conferencia, aseverando que “El Marco para la Acción de Hyogo 2005-2015 fortalecerá la capacidad de los países propensos a los desastres para abordar el riesgo e invertir considerablemente en su preparación frente a los desastres. Este nuevo plan contribuirá a reducir la brecha entre lo que sabemos y lo que hacemos; el ingrediente crítico es el compromiso político”. Por su parte, el Presidente de la Conferencia, Sr. Yoshitaka Murata, de Japón, señaló que “estos cinco días en Kobe marcarán una verdadera diferencia en cuanto a la forma en que advertimos las amenazas, el riesgo y la vulnerabilidad, y con sinceridad nos vamos encauzando hacia un mundo más seguro”.

La secretaría de la EIRD desea agradecerle a todos los sectores participantes, incluyendo todo el Sistema de la ONU, los gobiernos y la sociedad civil, los cuales contribuyeron al éxito de la Conferencia. Para mayor información de la CMRD, por favor diríjase a las páginas: 5-9 y visite la página de Internet de la misma: www.unisdr.org/wcdr


Contenido
Siguiente
  © ONU/EIRD