Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres
Las Américas   

Revista EIRD Informa - América Latina y el Caribe
Número:13 -2006 -12/2006 - 11-/2005 - 10/2005 - 9/2004 - 8/2003 - 7/2003 - 6/2002 - 5/2002 - 4/2001- 3/2001 - 2/2000 - 1/2000

Editorial

Contenido
Siguiente

Rumbo a Kobe, Hyogo

Actualmente, el tema de la reducción de desastres está logrando un impulso tanto dentro como fuera de las Naciones Unidas. Durante las últimas décadas, el mundo ha presenciado un exponencial incremento en las pérdidas humanas y materiales debido a los desastres que ocasionan los peligros naturales, en particular los de origen hidrometeorológico. Ahora se reconoce ampliamente que los mismos procesos de desarrollo pueden contribuir a la creciente vulnerabilidad frente a los desastres naturales. Además, los efectos del cambio climático y los riesgos que impone la degradación ambiental, agravados por la deforestación, la pérdida de la biodiversidad, la reducción de la calidad y el suministro del agua, al igual que la desertificación, han conducido a un incremento en la cantidad de personas en riesgo, estimadas en 70 millones cada año.


Según el informe de reciente publicación del PNUD , un 75 % de la población mundial vive en zonas que, entre 1980 y el 2000, han resultado afectadas al menos una vez, debido a la ocurrencia de terremotos, ciclones tropicales, inundaciones o sequías. Tal como lo indica en el Informe de la EIRD (Vivir con el Riesgo), sólo en el 2003 más de 70.000 personas perecieron durante unos 700 desastres, los cuales también afectaron a unos 600 millones de hombres, mujeres y niños y ocasionaron $65 billones en daños. Las tendencias mundiales muestran que los desastres incrementarán debido a las actividades humanas y cada vez más personas –en particular los pobres-, resultarán afectadas a medida que se vuelvan más vulnerables. Más de tres cuartos de las 100 ciudades más grandes del mundo se encuentran ubicadas en zonas expuestas a posibles y serios peligros naturales.

Como resultado de estas alarmantes realidades en América Latina y el Caribe, al igual que en otras partes del mundo, existe un creciente interés de la comunidad internacional y de los gobiernos nacionales por abordar estos temas. En diciembre del 2003, la Asamblea General de la ONU adoptó dos resoluciones en apoyo a la Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres (EIRD). Aunque se había pospuesto con anterioridad en el 2002 (cuando la AG tomó la decisión de conducir la revisión de la Estrategia y el Plan de Acción de Yokohama), la resolución A/RES/58/214 comunicó la decisión de convocar a la Conferencia Mundial sobre la Reducción de Desastres (CMRD), en Kobe, Hyogo, Japón, del 18 al 22 de enero del 2005. Tal como lo señala la resolución, se espera que la Conferencia produzca cambios y resultados concretos tales como lineamientos y mecanismos específicos para ayudar a los países y organizaciones a lograr un avance significativo en la reducción del riesgo de los peligros naturales y tecnológicos. Los objetivos principales de la Conferencia Mundial son concluir la revisión de la Estrategia y el Plan de Acción de Yokohama, de 1994, e identificar actividades dirigidas a garantizar la aplicación de las disposiciones más relevantes del Plan de Implementación de Johannesburgo.

Ya se están llevando a cabo las actividades preparatorias de la Conferencia Mundial sobre la Reducción de Desastres. Mediante su resolución A/RES/58/214, la Asamblea General de la ONU ha solicitado a la Secretaría de la EIRD que funja también como la Secretaría de la Conferencia. También, se ha puesto en funcionamiento una división compuesta por cinco delegados de los Estados miembros, electos con base en una representación geográfica representativa, y por el país anfitrión en calidad de miembro ex oficio . Esta se encuentra encabezando las discusiones para revisar las actividades preparatorias, tanto organizativas como de fondo, de la Conferencia.

La primera sesión del Comité Preparatorio Intergubernamental (ComPrep) se realizó en mayo anterior en Ginebra, posterior a la novena sesión del Grupo Interagencial de Trabajo sobre la Reducción de Desastres. La segunda sesión del Comité Preparatorio está programada para el 11 y 12 de octubre del 2004. Asimismo, se ha planificado una serie de consultas entre las sesiones del ComPrep, bajo la orientación de los miembros de esta división.

Las discusiones que se han llevado a cabo en varias reuniones regionales y temáticas, organizadas por instituciones socias en diversas partes del mundo, también están contribuyendo al proceso preparatorio desde diferentes puntos relevantes de vista. Las discusiones brindan sus aportes a la revisión de los logros y las lecciones aprendidas en torno a la reducción de desastres, identificando aquellas áreas que deben abordarse y proponiendo elementos para la acción futura.

Desde el año pasado, se han llevado a cabo diversas consultas temáticas o regionales en América Latina y el Caribe, como contribución al proceso preparatorio de la CMRD (por favor refiérase al mapa de la página 3). Más recientemente, la OPS organizó dos consultas, una para América Latina y la otra para el Caribe, sobre la reducción de la vulnerabilidad en instalaciones de salud y sistemas de agua potable. Como resultado de estas consultas, surgió una serie de recomendaciones tangibles para el futuro. UNESCO, la OEA, la OPS y la FICR se encuentran planificando otras consultas temáticas relacionadas con la educación, las comunicaciones y la información pública.

Como contribución al proceso de revisión de Yokohama, la Secretaría de la EIRD lanzó en julio la segunda versión del informe mundial denominado “Vivir con el Riesgo”. Con base en estudios que la EIRD/ONU ha encomendado y a las actividades que las organizaciones socias han llevado a cabo -con los aportes de varias agencias de la ONU, los gobiernos nacionales e instituciones especializadas-, la revisión mundial es una guía y un documento esencial de referencia para todos aquellos interesados en la reducción del riesgo, las acciones humanitarias y el desarrollo sostenible. Este documento complementa de forma directa el informe del PNUD titulado “Reducción del Riesgo de los Desastres: Un Desafío para el Desarrollo”, el cual se lanzó a principios del 2004. “Vivir con el Riesgo” explora las diversas formas en que la comprensión de la reducción del riesgo de los desastres ha evolucionado en años recientes, y brinda una amplia recopilación de iniciativas e información de referencia sobre los riesgos de los desastres en el mundo.

Acontecimientos recientes en América Latina


En Centroamérica, también se ha llevado a cabo un proceso significativo para consolidar los objetivos y marcos estratégicos del CEPREDENAC. En diciembre del 2003, CEPREDENAC y el PNUD organizaron el Foro Mitch + 5, en colaboración con la Secretaría de la EIRD y otras agencias. El objetivo del Foro fue analizar el progreso realizado en el campo de la reducción de desastres desde el huracán Mitch, que devastó la región en 1998. Este Foro regional contribuyó al proceso preparatorio de la CMRD al elaborar recomendaciones tangibles para el futuro.

Otro de los logros que es digno de mención es el reciente progreso logrado en la subregión andina. Desde diciembre del 2003, la Secretaría General de la Comunidad Andina, con el apoyo del PNUD y CAF, han dedicado esfuerzos para la formulación de la Estrategia Andina para la Prevención y Atención de los Desastres. Una de las principales características de esta estrategia es el avance de las agendas de trabajo para los sectores de desarrollo, tales como agricultura, energía, agua, salud, sanidad y ordenamiento territorial, entre otros. La Estrategia Andina respalda a la EIRD como marco internacional y mecanismo orientador de la misma. Los cinco países miembros del CAPRADE discutieron y aprobaron esta estrategia en junio anterior, la cual se presentará ante el Consejo Presidencial Andino en julio del 2004.

Otros recientes acontecimientos en América Latina y el Caribe incluye la creación de nuevas plataformas nacionales. Durante los últimos meses, varios países, tales como Colombia, Costa Rica y Ecuador, han establecido sus plataformas nacionales y multisectoriales para la reducción de desastres. Otros países se encuentran en proceso de crearlas. El establecimiento de las nuevas plataformas, al igual que las expresiones de interés para instituirlas, son claros indicadores del creciente compromiso para lograr los objetivos de la EIRD a escala nacional.

Esperamos que disfrute de este ejemplar de EIRD Informa. Sus comentarios y sugerencias son siempre bienvenidos. Por favor comparta sus propias experiencias y lecciones aprendidas en torno a la reducción de desastres, enviándonos sus contribuciones para que se publiquen en esta revista.

Para mayor información, comuníquese con:
EIRD/ONU, América Latina y el Caribe
San José, Costa Rica
elina.palm@eird.org
www.eird.org

1-La Reducción del Riesgo de Desastres: Un Desafío para el Desarrollo, PNUD.
2-Esta división está compuesta por los siguientes miembros: Ecuador, en representación de América Latina y los Estados caribeños (Presidente); la República Federal de Alemania, representando a Europa Occidental y Otros Grupos; la República Islámica de Irán, como representante de los Estados asiáticos (Relator); Marruecos, en representación de los Estados africanos; la Federación Rusa representando a los Estados de Europa Oriental; y Japón (miembro ex oficio y Vicepresidente).


Contenido
Siguiente
  © ONU/EIRD