Cómo ayudar a sus niños después de un desastre
 

Información tomada del web site de la Agencia Federal para Manejo de Desastres de los Estados Unidos de Norteamérica (FEMA) en su sitio FEMA KIDS http://www.fema.gov/library/e_child.htm

Los niños que experimentan un evento traumático antes de que ellos tengan 11 años, tienen tres veces más probabilidades de desarrollar síntomas sicológicos que aquellos que vivieron su primer trauma siendo adolecentes o adultos. Pero los niños pueden superar mejor una situación de este tipo si los padres, amigos, familia, maestros y otros adultos, apoyan y los ayudan con sus experiencias. La ayuda debe comenzar lo más pronto posible después de la ocurrencia del evento.

Es importante recordar que algunos niños nunca pueden mostrar angustia porque ellos no se sienten perturbados, mientras que otros no dan evidencia de angustia durante semanas e incluso meses y otros niños no muestran cambios de conducta sin embargo, pueden necesitar ayuda.

Luego de ocurrir un desastre, es posible que observe un cambio en el comportamiento de sus hijos. Estas son reacciones normales y por lo general duran poco tiempo. A continuación proveemos una lista de problemas que usted podría notar en sus hijos después de un desastre:

  • Perturbación por la pérdida de su juguete favorito, que los adultos podrían considerar insignificante, para el niño es muy importante.
  • Un cambio de ser callado y obediente por ruidoso y agresivo o de lejanía y asustado. Se disgusta con facilidad y se pone lloroso.
  • Temor excesivo a la oscuridad, a la separación o a estar solos; así como pesadillas por la noche, miedo a que el evento vuelva a ocurrir y se asustan con el viento, lluvia o ruidos fuertes.
  • Pérdida de confianza en los adultos, después de todo ellos no pudieron controlar el desastre.
  • Regresiones como orinarse en la cama, chupar dedo.
  • Apego excesivo a los padres, miedo a las personas desconocidas.
  • Sentimiento de culpabilidad, creen que ellos causaron el desastre por algo que dijeron o habían hecho.
  • Presentan síntomas de enfermedades como dolores de cabeza, vómito o fiebre.
  • Preocupación por el lugar donde ellos y su familia vivirán.
  • Falta de deseos de ir a la escuela
  • Cambios en los hábitos de comer o dormir

Algunas cosas que podrían ayudar a sus hijos son:

• Abrace y acaricie a sus hijos.
• Provea información clara y concisa sobre el desastre.
• Haga que sus niños hablen sobre sus sentimientos, enseñarles a usar palabras que los expresen como feliz, triste, enfadado y asustado y sea honesto al compartir los sentimientos suyos con ellos.
• Comparta más tiempo con ellos a la hora de acostarse.
• Explicarles que el desastres no ocurrió por culpa de ellos.
• Restablesca un itinerario para comidas, juegos, descanso y trabajo.
• Manténgalos ocupados con tareas que los haga sentirse útiles en ayudar a la familia a recuperarse del desastre.
• Asegúrese que sus hijos sepan qué hacer si escuchan una alarma de fuego o sirenas de advertencia en su comunidad.
• Reconozca y recompense el comportamiento responsable.
• Permítales dormir con la luz encendida por un tiempo después de ocurrido el desastre.
• No minimizar el evento ocurrido.
• Entienda que los niños sufrirán la pérdida de juguetes, ropa y otros artículos favoritos.


Actividades para los niños:

  • Animar a los niños para que dibujen o pinten cuadros de cómo ellos se sienten y sobre sus experiencias. Colgarlos a una altura adecuada para que el niño lo pueda ver fácilmente.
  • Escribir una historia del aterrador evento. Usted podría empezar con:

    Había un __________ terrible una vez y nos asustó _________. Esto es lo que pasó:___________. Esté seguro de finalizar con: “Y nosotros estamos ahora seguros”.

  • Jugar con plasticina, es muy bueno para aflojar la tensión.
  • La música es divertida y valiosa para los niños, ponerlos a crear instrumentos o juegos de rítmos.
  • Darles ropa de grandes como sombreros, zapatos, etc. así ellos juegan a “el vestido” o “estar a cargo” y pueden ser adultos manejando la recuperación del desastre.
  • Confeccionar títeres con ellos y montar una obra recreando alguna etapa del desastre.
  • Leer historias con los niños sobre los desastres.

Está información fue elaborada por Beryl Cheal, an educator with
Disaster Training International, P.O. Box 30144 Seattle, WA 98103
(206) 781-0701