Campaña Mundial Desarrollando Ciudades Resilientes Nuevos Diez Aspectos Esenciales

Adaptados al Marco de Sendai 2015-2030 Versión completa


Introducción

La Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres- UNISDR-,  lanzó en el 2010 la Campaña Mundial “Desarrollando Ciudades Resilientes”. A través de esta Campaña se ha formado una red global de gobiernos locales (con cerca de 2500 participantes a mayo del 2015), comprometidos a reducir el riesgo [de desastres] y la construcción de ciudades más resilientes. Estos gobiernos locales representan ciudades de diferentes tamaños, características y perfiles de riesgo. Al unirse a la Campaña, la máxima autoridad del gobierno local se compromete a implementar los Diez Aspectos Esenciales para construir Ciudades Resilientes. Sus esfuerzos para lograr los objetivos trazados, son acompañados por un grupo de organizaciones asociadas.

Los nuevos Diez Aspectos Esenciales han sido preparados por un grupo de distinguidos socios, expertos en temas del desarrollo urbano y apasionados por la reducción del riesgo de desastres. Los nuevos Aspectos Esenciales fueron presentados con la adopción del Marco Post-2015 para la Reducción del Riesgo de Desastres (Marco de Sendai 2015-2030). En contraste con la versión previa de los Aspectos Esenciales, que estaba centrada principalmente en actividades de abogacía sobre resiliencia urbana, el principal objetivo de estos nuevos esenciales es avanzar hacia un carácter más operativo y flexible, promoviendo la implementación de medidas concretas por parte de las ciudades.  

Estos nuevos Diez Aspectos Esenciales se estipulan sobre una  versión previa, de la misma forma que el Marco Post-2015 para la Reducción del Riesgo de Desastres lo hace sobre el Marco de Acción de Hyogo (2005-2015). Los nuevos aspectos esenciales están vinculados con las “prioridades de acción” -definidas en el Marco de Sendai-  y representan una transición, hacia un estado de implementación.

El progreso de los gobiernos locales, en la implementación de los Aspectos Esenciales, será evaluado utilizando tanto el instrumento desarrollado recientemente que se denomina “Scorecard para evaluar la Resiliencia de las Ciudades frente a los Desastres”, como el Instrumento de Auto Evaluación para los Gobiernos Locales sobre la Resiliencia a los Desastres (LGSAT - Local). Ambos instrumentos plantean preguntas claves y una escala de medición para analizar avances con respecto a los Diez Esenciales y las “prioridades de acción”  del Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres.

A través del monitoreo de los avances, se pueden identificar las necesidades de las ciudades, para luego buscar alianzas con aquellos que tienen la experiencia y posibilidades de apoyar en la búsqueda de soluciones .

Estos Diez Aspectos Esenciales para las ciudades, también contribuyen al objetivo n° 11 de las Metas del Desarrollo Sostenible, que se orienta a “lograr ciudades y asentamientos humanos incluyentes, seguros, resilientes y sostenibles”. Se espera que las Metas del Desarrollo Sostenible sean adoptadas,  en septiembre del 2015

Preámbulo

La Campaña Desarrollando Ciudades Resilientes se centra en la resiliencia frente a los desastres. Esto se refiere a  la capacidad de adaptación de una ciudad/gobierno local para enfrentar eventos adversos, que la pueden afectar gravemente. Esta capacidad se basa  en  sus características específicas a nivel físico, económico, ambiental y social. Adquirir resiliencia le permite planificar, mitigar/reducir, responder, recuperarse, adaptarse y crecer después de una grave  emergencia o desastre..

En un rango que va desde las tensiones crónicas (desequilibrios ambientales, sociales o económicos) hasta las tensiones agudas, los desastres corresponden al extremo  agudo. Además, estos últimos pueden ser exacerbados por un contexto de tensiones crónicas. Por ejemplo,  la deforestación en la parte superior de una cuenca incrementa la posibilidad de avenidas torrenciales, o cuando los desequilibrios económicos obstaculizan un proceso de recuperación.

Los Diez Aspectos Esenciales listados a continuación, deben ser vistos como los pasos claves, interdependientes, que deben ser llevados a cabo para construir y mantener resiliencia. Los primeros tres Aspectos Esenciales representan los bloques fundamentales, a partir de los cuales se actúa, en paralelo, sobre los otros aspectos esenciales. Por lo tanto, los Esenciales 4-10 no son presentados en una secuencia específica u orden de prioridad.

 

Aspecto Esencial 1- Organización para la resiliencia [frente a los desastres]

Establezca una estructura organizativa e identifique los procesos necesarios para entender y actuar en la reducción de la exposición, impacto y vulnerabilidad, ante los desastres.

Teniendo en cuenta que la forma específica de organización y su estructura variará de acuerdo con los contextos a nivel nacional y entre países, ésta incluirá, entre otros:

- Establecimiento de un responsable único de coordinación en la ciudad, aceptado por todas las partes interesadas- “stakeholders” - (ver más abajo)
- Ejercer un fuerte liderazgo y compromiso por parte de la máxima autoridad elegida en la ciudad (el Alcalde o la figura con el cargo equivalente)

- Asegurar que todos los estamentos o dependencias  del gobierno local,  entiendan la importancia de la reducción del riesgo de desastres, para el logro de los objetivos de sus respectivas políticas y programas. Además, hay que identificar medidas para reducir el riesgo de desastres dentro de sus funciones y responsabilidades; estableciendo  un marco de colaboración entre ellos, según sea requerido.

- Involucrar y establecer alianzas con todos los grupos de actores relevantes (stakeholders), incluyendo el gobierno, en todos los niveles: nacional, estado, ciudad; parroquia u otras subdivisiones; ciudades y/o países vecinos; sociedad civil; organizaciones comunitarias y el sector privado.

- Participar y aprender de otras redes de ciudades e iniciativas, por ejemplo programas de intercambio entre ciudades, iniciativas para la resiliencia, cambio climático, etc.

- Establecer las estrategias necesarias, normas, leyes, códigos o integrar los principios de la resiliencia en las políticas existentes, dirigidas a prevenir la creación de nuevos riesgos y la reducción de los existentes.

- Crear políticas orientadas a la recopilación y administración de datos e información y su diseminación entre todos los actores y ciudadanos.

- Velar porque todas las discusiones en el gobierno de la ciudad integren, de manera rutinaria, las implicaciones con relación  a la construcción de resiliencia. De igual forma, evaluar las implicaciones sobre la resiliencia de las políticas y estándares en uso, y que se tomen las medidas requeridas para actuar sobre éstas.

- Establezca mecanismos de reporte que capturen información clave sobre la resiliencia y promuevan transparencia, responsabilidad y mejoramiento de la información recopilada en el tiempo. (ej. considere el uso de las herramientas de UNISDR, tales como LGSAT y El “ScoreCard” sobre la resiliencia de las ciudades)

Aspecto Esencial 2. Identificar, comprender y utilizar los escenarios de riesgos actuales y futuros.

Los Gobiernos locales deben identificar y comprender sus escenarios de riesgo, y garantizar que todos los actores relevantes contribuyan a su definición y los acepten.

Los escenarios de riesgos deben identificar las amenazas, la exposición  y vulnerabilidad, para al  menos el más probable y el más severo de los escenarios (el peor de los casos), prestando especial atención a lo siguiente:

- ¿Cómo las amenazas pueden cambiar a lo largo del tiempo, dada la incidencia de factores tales como la urbanización y el cambio climático?; - - ¿Cuál puede ser el efecto de un impacto, considerando la situación de multi-amenazas?; y ¿cómo el impacto de los eventos recurrentes de desastres a pequeña escala (si hay un riesgo importante de que estos ocurran) puede acumularse a lo largo del tiempo?

- Las áreas geográficas expuestas  y el  impacto territorial [de los desastres];

- Segmentos de la población, las comunidades y viviendas expuestas.

- Actividades económicas y bienes expuestos, incluyendo su impacto en el desarrollo social, la salud, la educación, el medio ambiente y el patrimonio cultural.

- Elementos expuestos de la infraestructura crítica el consiguiente riesgo de fallos “en cascada” , de un sistema activo a otro (por ejemplo, cuando la pérdida de energía impide que el agua sea bombeada  o debilita el sistema hospitalario);

- Escalas de tiempo (intervalos) consideradas para el análisis de los riesgos [vulnerabilidades] e impactos esperados, así como para la implementación de las respuestas requeridas.

- Creación y publicación de mapas de riesgo, y su divulgación detallando la información mencionada previamente.

Los escenarios de riesgo deben ser:

- Medios para las decisiones de inversión actuales y futuros.

- Elaborados sobre la base de procesos participativos que buscan el aporte de una amplia gama de actores (incluidos los grupos étnicos y sociales);

- Actualizados periódicamente;

- Ampliamente difundidos y utilizados para la toma de decisiones, y la actualización de los planes de respuesta y recuperación.

Aspecto Esencial 3. Fortalecer la capacidad financiera para la resiliencia.

Comprender el impacto económico de los desastres y la necesidad de invertir en la construcción de resiliencia. Identificar y desarrollar mecanismos financieros , que puedan apoyar las actividades de resiliencia. Las  principales acciones deben incluir:

- Conocer y valorar los costes directos e indirectos de los desastres ( con base en experiencias de desastres pasados  y teniendo en cuenta el riesgo futuro); tener en cuenta ( o considerar) el impacto relativo de la inversión en prevención, en lugar de incurrir en  mayores costos durante la recuperación.

- Asignación de presupuestos de capital (partidas presupuestales específicas) para la ejecución de cualquier obra importante, considerada necesaria para mejorar la resiliencia.

- La inclusión, en el presupuesto operativo, de las asignaciones presupuestarias destinadas a la de gestión de riesgo (partidas presupuestales específicas) , para garantizar el mantenimiento de los niveles de resiliencia deseados en el tiempo (incluyendo el apoyo a las acciones establecidas en estos Diez Aspectos Esenciales).

- Evaluación de los niveles de riesgo de desastres y las implicaciones  en todas las decisiones relacionadas con la planificación, otorgamiento de permisos de construcción y los gastos de capital; y el ajuste de esas decisiones, según sea necesario.

- Creación de incentivos para los propietarios de viviendas, las familias de bajos ingresos, las comunidades, las empresas y el sector público,  para invertir en la reducción de los riesgos que enfrentan (por ejemplo, planificación de continuidad del negocio, mejoras de construcción).

- Aplicar (si es necesario, “generar”) la cobertura del seguro de vida, los medios de vida,  los activos privados y de la ciudad

- Exploración, según se requiera, de mecanismos innovadores de financiación, tales como los bonos especializados, seguros especializados, finanzas fiscales eficientes, bonos de impacto de desarrollo,  entre otros.

Aspecto Esencial 4. Buscar el diseño y desarrollo urbano resiliente

El entorno construido debe ser evaluado e impulsar la implementación de las acciones requeridas para hacerlo resiliente, de acuerdo con los objetivos trazados. Sobre la base de los escenarios y mapas de riesgo mencionados en el aspecto esencial 2, esto incluirá:

- Zonificación del uso del suelo y gestión del crecimiento urbano, para evitar o reducir factores que inciden en la resiliencia - la identificación de tierras aptas para el desarrollo futuro, considerando cómo los  grupos de bajos  ingresos pueden acceder a tierras adecuadas.

- Integrar consideraciones sobre gestión del riesgo en la planificación, diseño y construcción de nuevas edificaciones, asentamientos e infraestructura, utilizando técnicas innovadoras o tradicionales según sea aplicable;

- Solucionar las necesidades de los asentamientos informales, incluyendo déficits de infraestructura básica como agua, alcantarillado y saneamiento.

- Evaluación de la resiliencia de la infraestructura, ante las amenazas potenciales y la incorporación de los reforzamientos de las medidas de prevención.

- Desarrollo y aplicación de códigos de construcción adecuados y directrices para estructuras patrimoniales.

- Educación sobre prácticas de construcción resiliente ante las amenazas, para todos los actores del sector de la construcción.

- Integrar la protección del patrimonio natural y cultural de la ciudad.

- Maximizar el uso de soluciones de diseño urbano, tales como : superficies impermeables, zonas verdes, sombreado, áreas de retención de agua, corredores de ventilación, etc. , que pueden contribuir a la reducción de los riesgos y disminuir la dependencia de la infraestructura convencional ,como los sistemas de alcantarillado, diques, entre otros.

- Involucrar a los actores relevantes afectados, de manera adecuada y proporcional, en los procesos de toma de decisiones, relacionadas con el desarrollo urbano.

- Incorporación de los principios de diseño sostenibles ejemplares en los nuevos desarrollos. Vínculos con otros estándares vigentes donde sea aplicable (BREEAM-BRE Método de evaluación Ambiental-

, LEED – Liderazgo en construcción sostenible- , Greenstar – manejo sostenible de residuos/basuras, etc.).

- Actualización periódica de las normas de construcción y normas de regulación ,de manera coherente con los cambios en la información disponible y evidencias sobre los riesgos

Aspecto Esencial 5 Proteger las zonas naturales de amortiguación, para mejorar las funciones protectoras brindadas por los ecosistemas.

Servicios ecosistémicos de relevancia, incluyen, entre otros: aquellos que contribuyen a retardar, propiciar la repoblación forestal; vegetación urbana, las llanuras de inundación; dunas de arena, manglares y otra vegetación costera; y la polinización

Muchos servicios ecosistémicos de importancia para la resiliencia de las ciudades, podrían encontrase fuera de sus límites administrativos.

Este aspecto esencial incluye:

- Reconocer el valor y los beneficios de los servicios ecosistémicos, en la prevención del riesgo de desastre. Al mismo tiempo, proteger y/o mejorarlos, como parte de las estrategias de reducción de riesgos de desastres en las ciudades.

- La integración de los servicios ecosistémicos destinados a  obtener mayor resiliencia urbana en la gestión de uso del suelo, diseño urbano y en los proyectos de inversión relevantes.

- Tener en cuenta las áreas naturales de amortiguación en los sectores rurales de la ciudad, y de manera más amplia, a nivel de la región. Asimismo, la cooperación con los otros gobiernos locales para establecer un enfoque regional para la planificación del uso del suelo que proteja esas áreas de protección naturales.

- Anticiparse a los cambios asociados a la dinámica urbana y las tendencias climáticas, de manera tal que los servicios ecosistémicos estén en capacidad de absorberlos.

Aspecto Esencial 6. Fortalecer la capacidad institucional para la resiliencia

Es importante asegurar que todas las instituciones relevantes para la resiliencia de la ciudad, tienen tengan las capacidades requeridas para desempeñar sus funciones.

“Instituciones” incluye, de acuerdo al contexto, organizaciones gubernamentales del nivel central, estatal y local; organizaciones del sector privado que proveen servicios públicos (dependiendo del contexto local, esto puede incluir telecomunicaciones, agua, energía, salud, redes de carreteras, vías de transporte, recolección de basuras, entre otras, así como capacidad de los voluntarios o equipamiento en el caso de un desastre); propietarios y operadores de instalaciones industriales; propietarios de edificaciones (individual o corporativo); ONGs; Organizaciones profesionales, sindicatos; instituciones culturales y organizaciones de la sociedad civil (ver aspecto esencial 8)

La capacidades deben ser desarrolladas, considerando las cinco áreas claves de la gestión del riesgo de desastres, a saber: conocimiento, prevención, mitigación, respuesta, y planificación de la recuperación.

Factores que pueden afectar la capacidad incluyen:

- Conocimiento compartido de funciones y responsabilidades

- Competencias, incluyendo entre otras: evaluación de amenazas/riesgo; planificación sensible al riesgo (espacial y socio-económica); integración de las consideraciones sobre riesgo de desastre y cambio climático en el diseño y evaluación de proyectos -incluyendo el diseño ingenieril-; coordinación; comunicación, manejo de tecnología y datos; gestión de desastres, respuesta, recuperación, evaluación de estructuras post-desastre, continuidad de servicios y negocios)

- Implementar programas de capacitación, basada idealmente en casos de estudio, sobre la gestión del riesgo de desastres. Incluyendo temas relacionados con la continuidad de negocios.

- Creación e implementación de marcos (normativos, técnicos) para la gestión de información, que apoyen procesos de reducción del riesgo de desastres y construcción de resiliencia (estandarizando la captura y almacenamiento de datos y facilitando el acceso y uso , por parte de los actores relevantes, para el desarrollo de sus actividades)

Aspecto Esencial 7.Comprender y fortalecer la capacidad social para la resiliencia

La “Conexión" social y una cultura de ayuda mutua, influye de manera significativa en el impacto que desastres de cualquier magnitud puede tener sobre la comunidad. Ambas pueden ser promovidas por medidas que incluyen:

- Estableciendo ,manteniendo y brindando la capacitación adecuada para la emergencia, a  grupos vecinales.

- Involucrando y comprometiendo organizaciones de la sociedad civil - iglesias, grupos juveniles, clubes, grupos de incidencia (por ejemplo: por las personas con  discapacidad)

- Brindando información clara y específica a la comunidad sobre los escenarios de riesgo.. De igual forma, suministrar información sobre las capacidades existentes de respuesta y ,por lo tanto, las situaciones que tendría que enfrentar la comunidad.

- Formulación de planes vecinales por referencia de esos grupos ( ver Aspecto Esencial n°9),

- Ofreciendo educación, capacitación y apoyo a dichos grupos.

- Realizando censos en cada vecindad, ya sea formal o informal, para identificar aquellas que pueden ser vulnerables y cuentan con menor capacidad de ayudarse mutuamente; identificando además sus necesidades

- Desarrollar acciones de concientización y educación utilizando “puntos de encuentro” del gobierno con el público, tales como servicios sociales, policía, bibliotecas y museos para construir conocimiento y comprensión

- Asegurando que los programas de educación en escuelas, educación superior, universidades y el lugar del trabajo, incluyan la concientización y capacitación en la gestión del riesgo

- Reconocer el rol del patrimonio cultural en la construcción de resiliencia,  protegiendo los lugares, estructuras y objetos que ellos representan.

- Involucrar a los empleadores, como a los canales de comunicación con sus fuerzas de trabajo, para la concientización y capacitación en la gestión del riesgo de desastres

- Comprometer a los medios locales, de comunicación (TV, impresiones, medios sociales, etc.) y otros medios como telefonía (teléfono/Tablet) y servicios de Internet (Web- based), en la construcción de capacidades, para promover la participación de las comunidades (por ejemplo, servicios “crowd-sourcing”  o difusión de información en prevención y preparación frente a los desastres),

- Traducción de todos los materiales, a todos los lenguajes usados en la ciudad.

Aspecto Esencial 8 Aumentar la resiliencia de la infraestructura [crítica]

Conocer la forma en que los sistemas de infraestructura critica responderán ante los escenarios de riesgo de desastres que la ciudad podría experimentar (ver aspecto esencial 2) y desarrollar planes de contingencia, para manejar el riesgo identificado. Las medidas que pueden ser implementadas incluyen, entre otras:
- Evaluación de la capacidad y “suficiencia” en relación a los escenarios definidos en Esencial 2. Considere: daños posibles a la infraestructura “redundante” (por ejemplo, impacto sobre la capacidad de evacuación si una de las dos rutas de salida de la ciudad está bloqueada); considerar las conexiones entre diferentes sistemas (por ejemplo, impacto en caso de que un hospital pierda el suministro de agua o energía)

- Proceso sistemático de priorización (triage) para el reforzamiento o reemplazo de infraestructura no segura;

- Alianzas y establecimiento de contactos con agencias responsables de la administración de la infraestructura (incluyendo la del sector privado) para asegurar que la resiliencia es considerada de manera apropiada en : la priorización de proyectos, planificación, diseño, implementación y etapas de mantenimiento.

- Procesos de licitación y adjudicación de contratos que incluyen, de manera consistente, criterios de resiliencia concertados de forma conjunta por la ciudad y todas las partes interesadas

- Para la infraestructura de manejo de emergencias, evaluación de la capacidad de reacción – habilidad para manejar incremento inesperado de la demanda relacionado con situaciones de orden público, victimas, evacuados, etc.

- Proteger o apoyar la protección de instituciones culturales e instituciones que coleccionan y preservan objetos patrimoniales (collecting institutions) y  sitios de interés religioso, de la  herencia histórica y cultural;

Infraestructura critica, incluye aquella que se necesita para el funcionamiento de la ciudad y la requerida de manera especifica para la respuesta en emergencias, en caso de que sea diferente. La Infraestructura requerida para el funcionamiento las operaciones incluye, entre otros:

- transporte – vías, tren, aeropuertos y otros puertos
- vehículos y suministro de combustible para calefacción
- Sistemas de telecomunicaciones
- Servicios básicos (agua, alcantarillado, electricidad, gas, recolección de basuras recolección y eliminación de basuras )
- Servicios de atención de la salud, hospitales
- Escuelas e instituciones de educación
- Centros comunitarios e instituciones
- Cadena de suministro de alimentos
- Policía y cuerpo de bomberos
- Cárceles

- Oficinas de administración – pagos de asistencia social, alojamiento y vivienda  
- Centros de manejo de sistemas informáticos y datos de apoyo, relacionados con el manejo de la gestión o administración de la ciudad

La infraestructura para la respuesta a desastres incluiría además de todo lo anterior (por ejemplo):

-Centros de emergencia y comando de incidente y los sistemas asociados de comunicación, monitoreo, seguimiento, que pueden incluir: cámaras, sensores y mecanismos de manejo de datos provenientes de públicos ( o grupos) masivos (crowd-sourcing mechanisms), tales como servicios de lectura de mensajes de texto  SMS y Twitter .

- Vehículos adicionales de policía, ambulancias y bomberos

- Servicios militares

- Equipos para remoción de tierra y escombros

- Bombas de….o para…..

- Generadores de….( ¿grupos electrógenos? )

- Instalaciones deportivas, edificios escolares, entre otros, que suministran albergue

- Morgues

- Instalaciones servicios  de back- up para sistemas informáticos

Aspecto Esencial 9. Asegurar una respuesta adecuada y efectiva ante desastres

Sobre la base de los escenarios descritos en el Aspecto Esencial 2, asegurar una respuesta adecuada y efectiva ante desastres por,  ejemplo:

- Creando y regularizando planes de preparación y de contingencia, los cuales deben ser dados a conocer a todos los actores relevantes, a través de la estructura señalada en el Aspecto Esencial 1 (especialmente incluyendo otros niveles de gobierno y ciudades vecinas, operadores de infraestructura, grupos de la comunidad).

- Planes de Contingencia para incluir mecanismos para garantizar la ley y el orden, brindando a las poblaciones vulnerables :  alimentación, agua, medicamentos, techo y otros artículos de primera necesidad (por ejemplo para reparación de viviendas).

- Desarrollando e instalando equipamientos de detección y monitoreo y sistemas de alerta temprana; también, sistemas de comunicación efectiva para todos los actores y grupos comunitarios,

- Asegurando inter- operatividad de sistemas de respuesta de emergencia de países vecinos, entre agencias y con ciudades adyacentes

- Brindando una capacitación periódica; procedimientos/test y ejercicios para todos los aspectos del sistema de respuesta ante emergencias, incluyendo la participación de comunidades y voluntarios.

- Integración de la reducción del riesgo y respuesta a la emergencia [en le trabajo] con ingenieros, contratistas, entre otros,  y todo el que pueda ser capaz de comprometerse en forma efectiva y eficiente en el proceso de preparación, respuesta y operaciones de recuperación (coordinando y manejando actividades de respuesta y aportes de las agencias de socorro)

-  Asegurando de antemano que va a existir un mecanismo viable para el desembolso de fondos, antes y después del desastre, de forma rápida, racional y transparente.

- Asignando y reservando fondos adecuados de contingencia, para la respuesta post evento y la recuperación.

Aspecto Esencial 10. Acelerar el proceso de recuperación y reconstruir mejor ,después de cualquier desastre

- Asegurar que las necesidades de los sobrevivientes y comunidad afectada se  coloquen  en el centro de la recuperación y la reconstrucción, con el apoyo de ellos y de sus organizaciones comunitarias para diseñar e implementar la reconstrucción de viviendas, activos y medios de subsistencia , en los estándares más altos de resiliencia.

- Los planificadores deben asegurarse de que los programas de recuperación  sean consistentes y estén de acuerdo con las prioridades a largo plazo y el desarrollo de las zonas afectadas por el desastre.

-La Recuperación, rehabilitación y reconstrucción pueden, a un grado considerable,  planificarse antes del desastre. Esto es fundamental para reconstruir mejor y hacer que las naciones, ciudades y comunidades sean más fuertes y resilientes ante los desastres. Los planes para la recuperación post evento, preparados previo al desastre, deben cubrir lo siguiente, incluyendo la construcción de capacidades necesarias:

-Mecanismos para la integración de la reducción de desastres en todas las decisiones de inversión ,para la recuperación y reconstrucción.

-Proporcionar refugio, alimentos, agua, comunicación; abordar necesidades psicológicas, etc..

-Limitación  y planificación  del uso de escuelas , como albergues temporales

-Identificación de los muertos y la notificación a los familiares
-La limpieza y  gestión de escombros;
-Acciones específicas para la recuperación de sectores , como los medios de subsistencia, salud, educación, infraestructura crítica,  medio ambiente y el ecosistema; apoyo psicosocial, patrimonio cultural; temas de gobernabilidad, como la rendición de cuentas, funciones y responsabilidades y control de la corrupción.

-Asumir control de la propiedad abandonada

-Gestión de ayudas y financiación locales, nacionales e internacionales  y coordinación de los esfuerzos; priorizar y gestionar recursos para la máxima eficiencia, beneficio y transparencia.

-Integración de medidas adicionales para la reducción del riesgo de desastres en todas las decisiones de inversiones , destinadas a la recuperación y reconstrucción.

-Continuidad del negocio y reactivación  De la o las economías. O reactivación económica.

-Sistemas para ayudar a las comunidades a integrar la reducción de desastres en las decisiones que implementen, para recuperarse del impacto del desastre ,reduciendo la vulnerabilidad

-Lazos de aprendizaje: realizar evaluación retrospectiva/post-desastre para evaluar nuevas vulnerabilidades potenciales y construir aprendizaje en futuras actividades de planificación y respuesta.

 

Nota.-Traducción no oficial realizada con el apoyo del grupo de promotores/ras de la Campaña de UNISDR LAC –14 de mayo de 2015


 

 

CONÉCTATE CON